martes , 6 diciembre 2022

¿La cerveza es mejor en lata o botella?

En México, la cerveza está presente en muchos eventos sociales. La
podemos disfrutar en una reunión con los amigos, un brindis en un bar
o para celebrar el campeonato de tu club de futbol favorito.

Seguramente alguna vez te han preguntado sí es mejor beberla en envase
de vidrio o en lata, pero ¿cuál es la diferencia? o ¿en qué cambia?

Debes saber que el envase de vidrio ha estado en vigencia durante más
tiempo para almacenar de manera industrial a la cerveza; es 100%
reciclable y reutilizable, no altera el contenido y ayuda a mantenerla
fría una vez abierta.

A esta elegancia y tradición, se le integra que nadie puede resistirse
a sus curvas y a su frescor que lleva directo a la boca.

Mientras que las latas de aluminio, son el cómplice favorito de los
adolescentes que beben en el parque y de los refrigeradores para
aliviar “la cruda” dominguera con los amigos.

En 1909 ya existían las latas para bebidas, pero fue hasta 1934 cuando
la Compañía Americana de Latas desarrolló una técnica para recubrir el
interior de este recipiente sin afectar el sabor, tal y como se hacía
con los barriles de cerveza.

Entonces el cervecero Gottfried krueger se atrevió a experimentar con
la primera cerveza enlatada, asumiendo que si esta no tenía éxito,
supondría el quiebre de la empresa.

Este envase revolucionó la industria cervecera, pues dejó atrás los
envases retornables, ahorró costos e hizo que el transporte de este
producto fuera más sencillo y fácil de almacenar.

Sin embargo, para los consumidores ¿qué es mejor? Te compartimos
varias características que puedes tomar en cuenta para elegirlas:

Lata

En precio es más barata.
Por su respaldo metálico, se impide el paso de los rayos ultravioleta.
Puede presentar un sabor a metal, si se bebe directamente de la lata;
por ende, se recomienda vaciarla en un vaso.
Se enfrían rápidamente y al revés, por ello, deben siempre estar en
refrigeración.
Es más fácil de almacenar y su caducidad es por más tiempo.

Botella

En su precio es más cara.
Por su envase de cristal pasan los rayos ultravioleta, que pueden
degradar alguno de sus componentes; cuanto más oscuro sea el envase,
estará más protegida.
Su sabor permanece intacto y carbonización, gracias a que por su
proceso de cerrado.
Es más difícil de enfriar; sin embargo, permanece más tiempo fría.
Resulta frágil y su caducidad es menos respecto a la enlatada.

Recuerda que la buena cerveza deja una de las mejores sensaciones
desde el primer sorbo, con la sensación y sabor que te brinda su
espuma, y que te abre paso a todo el sabor que viene después.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*