jueves , 1 diciembre 2022

Las sencillas innovaciones que harán más eficientes los aviones del futuro

Si hablamos de avances en aviación, ¿qué tipo de imágenes te vienen a
la cabeza? ¿el próximo concepto futurista de un jumbo jet? ¿taxis
voladores? ¿mochilas aéreas?

Ese es el tipo de inventos que atraen titulares, pero muchos siguen
siendo fantasías. Si bien se puede ver algún que otro prototipo en
televisión, viajeros regulares como tú y como yo probablemente nunca
nos acerquemos a uno en la realidad, al menos no en el futuro próximo.

Para la mayoría de nosotros, las innovaciones que ya están
transformando nuestro transporte aéreo son mucho más discretas. De
hecho, casi no las percibimos, pero están ocurriendo constantemente.

El transporte en avión está cambiando rápidamente de modo que con
frecuencia se escapan a nuestros ojos, y muchos de los grandes cambios
están ocurriendo dentro de la cabina.

A medida que cada vez hay más viajeros y crece la competitividad entre
las aerolíneas, las innovaciones más importantes casi nunca son las
más glamurosas. Al contrario, normalmente son mejorías tras bambalinas
que aumentan nuestra comodidad y la eficacia de la aerolínea, a la vez
que les dan una imagen de vanguardia.

Los premios anuales Crystal Cabin Awards valoran a los inventores y
diseñadores que crearon ideas ingeniosas para mejorar la experiencia
dentro de la cabina, tanto para los pasajeros como para la
tripulación.

Las innovaciones que ganan el premio este año probablemente se
incorporen a tu próximo vuelo. Entonces, ¿qué tipo de aparatos podemos
esperar y cómo cambiarán la manera como viajamos?

Un semáforo en el avión

Una de mis innovaciones favoritas no ganó un premio este año pero
estoy seguro de que pronto será algo estándar en todas las grandes
aerolíneas.

Como bien saben los viajeros frecuentes, el equipaje de mano es una
pesadilla. En los vuelos que van llenos se tarda mucho en poner todas
las maletas en los compartimentos y en esta industria cada minuto que
se pasa en tierra es dinero perdido.

Para ayudar a solucionar este creciente problema, una compañía llamada
Zodiac Aerospace ha ideado algo que llama ECOS Baggage System.

Como todas las mejores ideas, es relativamente básica.

Una luz verde sobre cada compartimento se enciende cuando todavía hay
espacio dentro y solo se apaga cuando está lleno.

Por otro lado el personal de cabina tiene un aparato de mano que
muestra logos en rojo, ámbar y verde para cada compartimento
dependiendo de si está lleno, medio lleno o vacío.

Sus fabricantes estiman que este sencillo sistema puede incrementar la
capacidad en casi un 40% y también acelera el embarque.

Unos toboganes muy caros

El fabricante europeo Airbus creó otro tipo de sensor pionero para
eliminar un error común y costoso.

Al parecer, cuando el personal de cabina abre las puertas del avión,
debido a la fatiga o al estrés a veces activan por error el tobogán de
evacuación de emergencia.

Curiosamente, este error humano le cuesta a la industria unos US$38
millones al año en todo el mundo.

El sensor Watchdog le avisa a los trabajadores cada vez que hay
movimiento cerca de la manija, un añadido ingenioso que puede
ahorrarles a las aerolíneas preciados millones de dólares al año.

La parte menos glamurosa de volar

El ReTrolley es una reinvención del tosco carrito de cabina, pero más
pequeño y eficaz: puede comprimir la basura a medida que se mueve.

El ReTrolley de Airbus tiene la mitad del tamaño de un carrito
regular, pero recicla la basura de los pasajeros a medida que las
azafatas lo empujan por la cabina.

Cuenta con un pedal para comprimir los objetos más grandes y
compartimentos separados para los deshechos líquidos y orgánicos.

Por otro lado, ir al baño no es una actividad que nos deleite cuando
volamos, pero es una experiencia esencial para los pasajeros.

El Revolution Toilet de Zodiac Aviation está hecho de materiales
reciclables y es un 30% más ligero que otros retretes. También tiene
un sistema de cisterna que utiliza un tercio menos de agua y que
además es más higiénico.

Y hablando de baños, con el objetivo de hacer que los vuelos sean más
inclusivos, la Universidad de Hamburgo de Ciencias Aplicadas
desarrolló una silla de ruedas que puede unirse al retrete.

A menos que uses una silla de ruedas o cuides de alguien que la
necesita, probablemente no te hayas parado a pensar en el desafío que
supone usar el baño en un avión para una persona con una discapacidad
física.

Por eso investigadores de Hamburgo desarrollaron una silla de ruedas
personalizable con un asiento especial que encaja directamente sobre
el retrete, convirtiendo una incómoda odisea en una rutina manejable.

Pero además hay todo tipo de innovaciones interesantes en camino.

Diehls Aerospace, en colaboración con la Universidad de Lucerna de
Artes y Ciencias Aplicadas, encontró una manera de combinar los cables
de recarga y de datos en uno solo.

El resultado es una notable reducción en la maraña de cables que va en
el avión, lo cual reduce su peso y volumen y por ende también el
consumo de combustible así como las emisiones de CO2.

Por otro lado, la Universidad Tecnológica de Delft inventó un aparato
de Bluetooth llamado Myseat que va guiando a los pasajeros desde el
mostrador de facturación hasta el avión.

Sin embargo, es un desarrollo de lo más prosaico el que probablemente
resulte ser el más práctico y duradero.

Airbus y Recaro han puesto los asientos sobre raíles, de manera que la
tripulación pueda ajustar su configuración dependiendo de la carga de
las distintas clases en diferentes vuelos.

Lo mejor es que además los asientos se pueden plegar. Es una idea tan
obvia que uno se pregunta cómo a nadie se le ocurrió antes. Pero
seguro que alguien dijo lo mismo cuando se inventó la rueda.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*