viernes , 9 diciembre 2022

Ejecutan en Texas a un hombre condenado que asesinó a sus dos exparejas

«Lo siento, esto ha estado perturbándome durante mucho tiempo. Díganle
a mis hijos que siento haberlos decepcionado… Estoy listo, alcalde».
Estas fueron las últimas palabras que pronunció William Rayford, un
afroestadounidense de 64 años, poco antes de ser ejecutado  en Texas,
luego de pasar 17 años en el corredor de la muerte por el asesinato de
su expareja en 1999.

Pero no fue su único homicidio. En el momento en que asesinó a su
expareja Rayford gozaba de libertad condicional. Había cumplido
entonces ocho años en prisión por haber matado a puñaladas a su
exesposa en 1983.

A las 20:48 hora local, Rayford fue declarado muerto tras recibir la
inyección letal de pentobarbital en la prisión de Huntsville, según
notificó el Departamento de Justicia Criminal de Texas.

«Carol (una de sus víctimas) no merecía lo que le hice. Encuentren por
favor un lugar en sus corazones para perdonarme», dijo también en su
último mensaje antes de la ejecución.

Su último caso se remonta a noviembre de 1999, cuando Rayford irrumpió
en la residencia de su expareja Carol Lynn Hall, de 44 años, y ambos
comenzaron una discusión. Hall había dado por terminada la relación y
tuvo que pedir ayuda a un familiar para echar a Rayford de su casa,
ubicada en el sur de Dallas.

Cuando ambos se enfrascaban en la discusión, entró a la sala el hijo
de 12 años de la mujer, y Rayford lo apuñaló en la espalda antes de
perseguir a Hall cuando salió corriendo de la casa.

Según la autopsia y declaraciones de testigos, Rayford la alcanzó en
plena calle, la golpeó hasta dejarla inconsciente, entonces la cargó
en sus hombros y se la llevó.

Alertada tanto por el hijo de la mujer y por los vecinos, la policía
encontró ese día el cuerpo de la mujer en una alcantarilla; había sido
estrangulada, golpeada y apuñalada. Rayford fue condenado a muerte en
el Condado de Dallas por el secuestro y la muerte de Hall.

El hombre cometió el asesinato, el segundo en su récord criminal,
cuando gozaba de libertad condicional. Había cumplicado ocho años de
una condena de 23 años en una prisión de Texas luego de determinar su
culpabilidad por apuñalar en 1983 a quien había sido su esposa, Gail,
que se había separado de él.

Lo habían beneficiado con ese régimen debido a un problema de
hacinamiento carcelario en ese momento en Texas.

Los abogados del hombre intentaron este martes hasta último momento
detener la ejecución, alegando que la condena de su defendido tuvo
tintes racistas. Pero los magistrados de la Corte Suprema rechazaron
la solicitud y autorizaron el procedimiento.

Rayford fue el segundo reo ejecutado este año en el país, ambos en
Texas. Desde que el Supremo restituyó en 1976 la pena de muerte, 1,467
presos han sido ejecutados en EEUU, 547 de ellos en Texas, más que en
ningún otro estado.

También en Texas está programada para este jueves la ejecución de otro
preso, John Battaglia, condenado a muerte por asesinar a sus dos hijas
de seis y nueve años en 2001

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*