miércoles , 22 mayo 2024

Toma de rehenes en Francia fue un ataque terrorista islamista: Macron

Al menos tres personas murieron y otras 16 resultaron heridas este
viernes en el sur de Francia en un atentado reivindicado por el grupo
Estado Islámico (EI) y perpetrado por un hombre que fue abatido por
las fuerzas de seguridad tras atrincherarse durante varias horas en un
supermercado.

«Nuestro país sufrió un ataque terrorista islamista», declaró el
viernes por la tarde el presidente francés, Emmanuel Macron.

El autor de este ataque, cometido en varias etapas entre las ciudades
de Carcasona y Trebes, un marroquí identificado como Redouane Lakdim,
de 25 años, actuó «solo» y era conocido por «pequeña delincuencia»,
declaró a la prensa el ministro francés del Interior, Gérard Collomb,
en el lugar.

El grupo yihadista EI reivindicó rápidamente el atentado a través de
su agencia de propaganda Amaq.

«El hombre (…) es un soldado del Estado Islámico, que actuó en
respuesta al llamamiento» a actuar «contra los países miembros de la
coalición» internacional contra el EI en Irak y en Siria, según un
comunicado colgado en la red social Telegram.

Una fuente cercana a la investigación había dicho poco antes que el
autor del atentado estaba siendo vigilado por posible radicalización.

«Lo vigilamos y pensábamos que no había radicalización. Pasó al acto
de forma brusca, aunque ya estaba siendo vigilado», agregó Collomb,
afirmando que el riesgo terrorista seguía siendo «extremadamente
fuerte» en Francia.

Según varias fuentes cercanas a la investigación, el atacante, que
dijo actuar en nombre del EI, perpetró su matanza en un sangriento
recorrido que culminó con una toma de rehenes en un gran supermercado.

«Robó primero un automóvil en Carcasona, matando a un pasajero e
hiriendo al conductor». Un poco más lejos, disparó e hirió levemente a
un policía que volvía de correr con otros agentes cerca de un cuartel.

Unos minutos más tarde, hacia las 11H15, penetró en un supermercado de
Trebes, a menos de 10 km de Carcasona, y «mató a otras dos personas»,
un empleado y un cliente.

En el interior, retuvo a una mujer, mientras otros rehenes
consiguieron huir. Un teniente coronel de la gendarmería enviado al
lugar se propuso como rehén en lugar de la mujer.

Hacia las 14H30, el oficial resultó «herido de gravedad» por los
disparos del atacante, lo que desencadenó el asalto de las fuerzas de
élite de la gendarmería, precisó Collomb, que saludó su «heroísmo».

«El teniente coronel había dejado su teléfono conectado encima de la
mesa y en un momento dado pudimos oír lo que estaba ocurriendo. Cuando
oímos los disparos fue cuando el GIGN (unidad de élite de la
gendarmería) intervino», explicó el ministro.

Este gendarme «lucha contra la muerte», dijo Macron ante la prensa.

Un militar que participó en el asalto a la tienda también sufrió una
herida de bala.

Refugiados en una cámara frigorífica

Armado supuestamente con cuchillos, un arma corta y granadas, el
agresor gritó «Alá Akbar» («Alá es el más grande») al entrar en el
supermercado, según testigos.

«Un hombre gritó y empezó a disparar varias veces», aseguró un cliente
del supermercado a la radio FranceInfo. «Vi la puerta de una cámara
frigorífica y le pedí a la gente que viniera a refugiarse allí. Éramos
10 y nos quedamos una hora. Hubo más disparos y salimos por la puerta
de emergencia trasera», contó.

Este atentado reivindicado por el EI sería el primero importante desde
la elección de Macron en mayo pasado.

Numerosos furgones negros y agentes de unidades especiales de la
policía, encapuchados y fuertemente armados, se desplegaron por la
tarde en la barriada de Carcasona donde vivía el atacante, a pocos
cientos de metros del centro histórico, y llevaban a cabo registros.

Francia sigue en alerta tras una serie de atentados desde el ataque
contra la sede del semanario satírico Charlie Hebdo en enero de 2015,
que dejó 12 muertos.

La ola de atentados yihadistas dejó un total de 238 muertos y cientos
de heridos en 2015 y 2016. Varios de esos ataques o intentos de ataque
apuntaron a militares o policías.

Las autoridades temen nuevos atentados a pesar del incremento de las
medidas de seguridad instauradas por el gobierno, cuya señal más
visible es el despliegue de 10.000 policías y militares en las calles,
estaciones y lugares turísticos.

El anterior ataque reivindicado en Francia por el EI había tenido
lugar en Marsella, el pasado 1 de octubre. Ese día, un tunecino de 29
años, Ahmed Hanachi, mató a dos jóvenes ante la estación Saint-Charles
de la ciudad meridional al grito de «Alá Akbar», antes de ser abatido
por militares.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*