miércoles , 22 mayo 2024

Reporte médico señala que Bolsonaro se encuentra grave pero estable

El candidato presidencial brasileño Jair Bolsonaro permanecerá
hospitalizado durante al menos una semana luego de haber sido herido a
puñaladas, dijeron sus médicos el viernes, al tiempo que sus
partidarios aseguraron que la agresión lo fortalecerápolíticamente de
cara a las elecciones del mes próximo.

Un hombre apuñaló al legislador de extrema derecha durante un acto el
jueves cuando era llevado en hombros por un partidario. Sufrió una
hemorragia interna grave, dijo el cirujano Luiz Henrique Borsato y fue
operado en la pequeña ciudad donde se produjo la agresión.

Borsato dijo que el estado de Bolsonaro era grave, pero estable y que
permanecería en cuidados intensivos durante al menos siete días.
Aguardaba su traslado a un hospital de primera línea en Sao Paulo.

Si bien no estaba claro cuánto tiempo estaría marginado de la campaña,
su compañero de fórmula, el general retirado Hamilton Mourao, dijo a
la prensa que “saldrá de este proceso más fuerte de lo que entró”.

El hijo del candidato lo reiteró en un tuit. “¡Jair Bolsonaro está más
fuerte que nunca y listo para ser elegido Presidente de Brasil en la
primera VUELTA!”, escribió Flavio Bolsonaro.

Una decena de candidatos compiten en la elección el 7 de octubre y si
ninguno obtiene la mayoría, habrá una segunda vuelta el 28 del mismo
mes.

Bolsonaro, un capitán retirado del ejército que hace campaña con la
promesa de reprimir el delito y la corrupción, sostiene que Brasil
está sumido en el caos y necesita una mano fuerte. El mensaje ha
tenido una repercusión favorable, proyectándolo al segundo lugar en
las encuestas, pero muchos lo rechazan debido a sus declaraciones
despectivas sobre las mujeres, los negros y los gays.

En un video grabado por un senador que lo visitó en el hospital,
Bolsonaro agradeció a su equipo médico y dijo con voz débil y
vacilante que “yo nunca le hice mal a nadie”.

El motivo de la agresión no estaba claro.

“El agresor dijo cumplir ‘una misión de Dios’“, mencionó el presidente
de la Federación Nacional de la Policía Federal, Luis Budens. “Su
impresión es que no se trataba de una persona mentalmente estable”.

La policía federal dijo que otro sospechoso fue detenido e
interrogado. Recuperó su libertad durante la noche, pero seguían
investigándolo.

En numerosos videos que captaron el momento del ataque, publicados en
redes sociales, Bolsonaro aparece sobre los hombros de un
simpatizante, viendo a la muchedumbre y con el pulgar de la mano
izquierda hacia arriba. Poco después de ser apuñalado se contrae y se
pierde de vista. Otras grabaciones muestran a sus partidarios
llevándolo a un auto y golpeando al supuesto agresor.

El sospechoso, identificado por las autoridades como Adelio Bispo de
Oliveira, de 40 años, fue arrestado en cuestión de segundos. La
policía no comentó sus motivos, pero un agente señaló que parecía que
el sospechoso tenía problemas psicológicos.

El ataque remece una campaña de por sí imprevisible y contenciosa. El
hombre que encabeza las encuestas, el expresidente Luiz Inacio Lula da
Silva, está en la cárcel por corrupción y las autoridades electorales
sentenciaron que no puede ser candidato.

A pesar de la incertidumbre acerca del motivo, los brasileños
acudieron a las redes sociales para discutir si el ataque confirma la
afirmación de Bolsonaro de que el país se ha descarrilado o si fue su
retórica incendiaria lo que incitó al agresor.

“Convirtieron a Bolsonaro en un mártir“, dijo Jonatan Valente, un
estudiante que se sumó a una pequeña vigilia en Sao Paulo. “Creo que
la izquierda se dio un balazo en el pie porque con este ataque
acabarán por elegir a Bolsonaro”.

Después de más de cuatro años de revelaciones de corrupción
generalizada en la clase política de Brasil, el malestar se ha
extendido por todo el país.

A pesar de que es legislador desde 1991, Bolsonaro ha sabido
aprovechar el descontento para presentarse como un rebelde que saneará
un sistema corrupto. Para enfrentar el auge de la criminalidad,
promete dar a la policía mayor libertad para disparar y matar.

Bolsonaro habla con nostalgia de la dictadura militar de 1964-1985 y
ha prometido incorporar a muchos militares retirados y en actividad a
su gobierno.

Esta no es la primera vez que la violencia alcanza a los políticos en
los últimos meses. En marzo, mientras Lula se encontraba en el sur del
país antes de entrar en prisión, los autobuses de su caravana fueron
atacados a balazos pero no hubo heridos. Ese mismo mes, Marielle
Franco, una concejala negra de Río de Janeiro, murió baleada junto a
su conductor tras acudir a un acto.

“Es probable que Bolsonaro utilice el ataque para argumentar que sus
oponentes están desesperados y que no tenían otra manera de
detenerlo”, dijo Mauricio Santoro, profesor de ciencias políticas en
la universidad estatal de Río de Janeiro.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*