lunes , 28 noviembre 2022

Puerto Rico sigue devastado: sin luz, agua y combustible

Puerto Rico, una semana después de que el huracán María devastara la
isla, vive un día a día marcado por la ausencia general de
electricidad, las comunicaciones telefónicas en precario, graves
problemas de distribución de combustible y una población que lucha
diariamente por hacerse con agua y alimentos.

El gobierno liderado por Ricardo Rosselló y las agencias federales de
EU que han trasladado a Puerto Rico a cientos de efectivos tratan, en
conjunto, de restablecer la situación de un territorio devastado con
sectores todavía incomunicados y fuertes lluvias en el área oeste que
entorpecen la recuperación.

El director de la Autoridad de la Energía Eléctrica (AEE), Ricardo
Ramos, señaló que de momento solo un 4 % de los abonados de la
compañía estatal han recuperado el servicio y que la prioridad ahora
son los hospitales y acueductos.

Los problemas de agua del territorio estadounidense están relacionados
con el colapso de su red eléctrica porque la energía es necesaria para
bombear, tratar y filtrar el agua que llega a los hogares.

Con la red eléctrica fuera de servicio, se han necesitado generadores
a base de combustible para limpiar e impulsar el agua a donde se
necesite. Pero la isla no tiene suficientes generadores para estas
funciones, dicen responsables de servicios públicos, en momentos que
el combustible también es escaso.

Sólo entre 40 y 45% de los clientes de la Autoridad de Acueductos y
Alcantarillados (AAA) del Gobierno de Puerto Rico tenía agua potable
el martes, dijeron funcionarios de la compañía.

El servicio de agua para toda la isla no podrá retomarse hasta que la
electricidad no sea restaurada, lo que podría tardar meses.

Mientras, las autoridades agilizan la entrega de botellas de agua y el
envío de camiones cisternas por toda la isla, donde crece la
desesperación.

Por si fuera poco, en las gasolineras hay filas kilométricas para
repostar en las estaciones abiertas, mientras supermercados y
comercios van, lentamente, extendiendo sus horarios acercándose a los
habituales.

La situación en la capital, San Juan, aunque complicada, es mucho
mejor que la que se sufre en las áreas más remotas del interior y
montaña, donde, incluso una semana después, hay dificultades de
comunicación física y el suministro de víveres y combustible es
escaso.

Uno de los principales problemas reside en que la carga marítima que
llega a Puerto Rico no puede llegar a los puntos de venta o
distribución debido a que no hay camiones suficientes para sacar la
mercancía de los muelles.

La falta de combustible repercute además gravemente en la movilidad de
las personas y en el funcionamiento general del país, ya que el diesel
es fundamental para hacer trabajar las plantas generadoras que
mantienen la actividad de restaurantes, negocios, edificios e
infraestructuras.

Los distribuidores de alimentos y restaurantes necesitan combustible
para que los generadores de energía funcionen, ya que de lo contrario
la mercancía se deteriorará y la situación se agravará.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, hizo una llamada
desesperada para que los camioneros acudan a los centros de
almacenamiento de combustible de las compañías petrolíferas, aunque la
respuesta no es fácil dado que las comunicaciones vía telefónica
permanecen todavía en una situación precaria.

La ayuda desde Estados Unidos continúa llegando y una brigada de cerca
de un centenar de bomberos de Nueva York llegaron a la isla como parte
de un grupo de apoyo para la recogida de escombros.

Transcurrida una semana desde el paso del huracán, todavía permanecen
más de 10 mil refugiados en los 180 centros habilitados en toda la
isla.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*