sábado , 24 febrero 2024
La maternidad subrogada, práctica mercantil, sin certeza jurídica en México: Giselle Arellano

La maternidad subrogada, práctica mercantil, sin certeza jurídica en México: Giselle Arellano

La gestación subrogada es un contrato a través del cual una mujer acepta gestar para una persona o pareja que tiene la intención de fungir como padre o madre de la niña o niño nacidos de dicho embarazo, manifestó la Licenciada en Mercadotecnia Giselle Arellano luego de agregar que es una práctica conocida también con otros términos, como “renta de úteros” “gestación por contrato” o “maternidad subrogada”.
En este tenor, informó que existen diversas variaciones en la práctica de la gestación subrogada alrededor del mundo, aunque en la mayoría de los casos se utilizan los espermas y óvulos de los padres intencionales y/o de donantes, pero también es posible que la mujer gestante aporte su material genético siempre y cuando ella este en buen estado de salud, tener entre 21 y 37 años y sin antecedentes de enfermedades mentales o físicas además de estar dispuestas a someterse a una serie de exámenes médicos, emocionales y psicológicos, y a un programa de control de alimentación y estilo de vida saludables.
Destacó que este proceso médico y legal en el que una mujer, llamada subrogante o vientre de alquiler, gesta a un hijo para otra pareja (intended parents), a cambio de un pago o compensación económica, requiere la intervención de un abogado especializado en el tema, un médico reproductivo y una clínica de fertilidad además de cubrir el costo del proceso que varía dependiendo del país en donde se lleva acabo.
En este sentido, Giselle Arellano destacó que en México solo dos entidades federativas permiten este tipo de contratos, Tabasco y Sinaloa, entidades donde la legislación atiende solo temas de orden civil, sin embargo, la regulación de la gestación subrogada implica también cuestiones sanitarias, que son materia de salubridad general y, por lo tanto, competencia de la Federación, por lo que; las técnicas que utiliza la gestación subrogada o reproducción asistida para el establecimiento del embarazo, afecta las condiciones en las que se llevan a cabo estos contratos.
Por ello es urgente –dijo- que tanto el Congreso de la Unión como la Secretaría de Salud atiendan sus obligaciones y emitan una normativa en el tema, compatible con los derechos humanos y con los avances de la ciencia ya que mientras ésta no exista, las partes involucradas seguirán desprotegidas, vulnerables a diversas violaciones a sus derechos humanos.
Sin embargo, en el punto de la legalización en México sobre la gestación subrogada señaló Giselle Arellano que -con justa razón- hay numerosas voces afirmando que “las mujeres, las niñas y los niños no son mercancía” y que al buscar regular esta práctica; se deshumaniza y comercializa a las mujeres e infantes, ocasionando con ello que la maternidad subrogada se convierta en un caldo de cultivo para el abuso, la trata de seres humanos y la esclavitud moderna.
Es por ello que, tal como lo asegura la analista jurídico Lois McLatchie, a menudo, las mujeres de los países más pobres se ven obligadas a vender sus cuerpos para que los extranjeros ricos puedan comprar a sus hijos por ello es necesario establecer mecanismos internacionales para eliminar esta práctica que tiene efectos tan destructivos en todos los que se ven involucrados.
Pero, indicó que será difícil; dado que a nivel internacional, en el 2018 se reportó que la industria de la maternidad subrogada obtuvo ganancias por seis mil millones de dólares y se proyectaba para 2025 incrementarse a 27 mil 500 millones de dólares; es decir, un crecimiento anual de 24.5 por ciento, antes de la pandemia.
En este sentido, Giselle Arellano apuntó que Eleane Proo Méndez, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, explicó que en Estados Unidos el costo promedio del procedimiento de gestación subrogada es de 150 mil dólares y a la gestante se le paga de 20 mil a 30 mil dólares, mientras que en México, es de 90 mil dólares y se le dan de 9 mil a 10 mil por lo que en el 2020, durante la pandemia, muchas mujeres en México se vieron atraídas a realizar esta práctica para aliviar algún apuro económico, teniendo como ejemplo a Tijuana, en donde la demanda de “vientres de alquiler” es alta y más por ser ciudad fronteriza, lo que facilita el acceso al vecino país del norte.
Destacó que a pesar de la demanda de la gestación subrogada, en México no se tienen muchos datos en torno a este proceso, pero se afirma que en Sinaloa se han registrado al menos 26 nacimientos de este tipo en los últimos años al igual que en Tabasco, donde debido a la falta de una legislación, se presenta una modalidad comercial, pues la gestión subrogada se convierte en un mercado en el que no existen muchos requisitos para la gestante, ni mucho menos para la futura madre y el padre contratantes, ni mucho menos se ofrecen garantías sanitarias ni jurídicas por lo que es necesario establecer mecanismos internacionales para eliminar esta práctica que tiene efectos destructivos en todos los que se ven involucrados.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*