miércoles , 29 mayo 2024

Nueva Inglaterra defenderá el título de la NFL ante Filadelfia

Tom Brady y Danny Amendola hicieron la dupla que marcó el ataque
explosivo de los Patriotas de Nueva Inglaterra, en otra de sus
remontadas acostumbradas, para que en el último cuarto le sacaran el
partido 24-20 a los Jaguares de Jacksonville y conquistaran por
séptima ocasión seguida el título de la Conferencia Americana (AFC),
que les dio el boleto para defender la corona de la NFL el 4 de
febrero en el Supertazón 52 contra las Águilas de Filadelfia,
campeonas en la Nacional (NFC) al imponerse 38-7 a Vikingos de
Minnesota.

Se trata del décimo título de la AFC de los Patriotas en su historia y
la victoria 27 de postemporada para Brady, uno de los mejores
mariscales de todos los tiempos para agrandar más su leyenda con un
acumulado de récords a sus 40 años de edad.

Será el décimo viaje al Supertazón de Brady y el octavo en la era con
Bill Belichick. El rey de las remontadas estaba más que feliz al final
del encuentro, pues este partido tuvo una dosis de expectación que se
desveló hasta que salió con un parche negro entre el dedo pulgar y el
índice por el corte que sufrió el pasado miércoles durante el
entrenamiento, por lo que necesitó puntos de sutura.

Los miles de aficionados en el Gillette Stadium se rindieron ante su
héroe al inicio del juego y al final para celebrar. La fiesta ha
comenzado con la promesa de hacer más historia en Mineápolis, en la
defensa del título de la NFL.

Los Patriotas, con esa sangre fría que tienen, dejaron todo para el
último cuarto, cuando estaban con 10 puntos de desventaja. Brady,
quien no había lanzado pases profundos en los tres periodos
anteriores, acaso por su lesión en la mano derecha, debió de
prescindir de su ala cerrada Rob Gronkowski, pues éste salió
conmocionado.

Comenzó a buscar a James White y Amendola, aunque fue éste el otro
héroe del equipo para el ataque final, así como la defensiva de los
anfitriones.

Nueva Inglaterra recuperó el balón y se metió en la zona roja. Brady
se conectó dos veces con Amendola, quien hizo maravillas con su par de
anotaciones, pero la última quedará impresa como postal para que su
equipo lograra el codiciado boleto a la edición 52 del Supertazón,
mientras los jugadores de Jaguares y su mariscal, Blake Bortles, se
despedían con lágrimas y abrazos de consuelo.

Brady es el mariscal que más veces ha llevado a su equipo desde atrás
hacia la victoria en postemporada, con siete ocasiones.

Fue una gran segunda mitad. Estamos muy orgullosos de nuestro equipo.
Fue increíble, declaró Brady en la premiación y reconoció a la
defensiva y a su entrenador Belichick. Ganamos y vamos a Minnesota,
vamos a la final por octava ocasión.

De su mano derecha dijo: He estado mucho peor. No lo sabía el
miércoles. Fue una lesión extraña. Miércoles, jueves y viernes me
asustó un poco. Luego empecé a sentir confianza y hoy (ayer) hicimos
justo lo necesario para ganar.

El estelar mariscal ha perdido sólo un duelo de postemporada en su
carrera de 18 años, en la que ha sido jugador más valioso del
Supertazón en cuatro ocasiones. El equipo va en busca de su sexto
anillo desde 2002.

Brady completó 26 de 38 intentos para 290 yardas, en tanto Bortles
concluyó con 293 y un pase de anotación.

Paliza en la NFC

En la final de la NFC, las Águilas de Filadelfia confirmaron su
posición de privilegio con una soberana paliza 38-7 a los Vikingos de
Minnesota, por lo que una vez más enfrentarán a Nueva Inglaterra, como
en la edición 39 del Supertazón, con sed de revancha de hace 13 años,
cuando cayeron 21-24.

El conjunto verde y blanco rompió los pronósticos que daban como
favorito sentimental a Vikingos, no sólo por sus números y una de las
mejores defensas de la liga, como lo demostró también su rival, sino
porque esperaban que la ciudad que albergará el máximo juego de la NFL
tendría a su equipo en la contienda, pero no se concretó.

Las Águilas realizarán el viaje con el manejo que tuvo en los
controles el suplente Nick Foles, quien desde que remplazó al
lesionado Carson Wentz pudo mantener el timón a flote.

El mariscal lanzó tres pases a las diagonales, dos de ellas a Alshon
Jeffrey, en el segundo y último cuartos, y otro más a Torrey Smith, en
el tercero. LeGarrette Blount aportó otro con un acarreo de 11 yardas
(en el segundo periodo).

La primera anotación fue una obra maestra de Patrick Robinson con la
intercepción que le hizo al mariscal Case Keenum. Su regreso de 50
yardas mató a un equipo que nunca pudo levantarse y cometió errores
garrafales, como los tres balones perdidos en el transcurso del
encuentro.

En este duelo de defensivas, Filadelfia fue mejor y los números lo
reflejaron para ser un digno contendiente contra Nueva Inglaterra, con
el que tiene una deuda pendiente por la final perdida en 2005.

Foles terminó con tres pases a la zona prometida y 352 yardas,
mientras Keenum contabilizó 271, un envío a la zona roja y dos
intercepciones.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*