miércoles , 30 noviembre 2022

Los Vikingos ganan con ‘milagro’ sobre los Santos

Y el milagro llegó.

Keenum completó un desesperado pase el domingo en la última jugada del
partido, y Stefon Diggs se escabulló para concretar un pase de
touchdown de 61 yardas que dio a Minnesota una victoria el domingo por
29-24 sobre los Saints de Nueva Orleans en un final dramático que dio
a los Vikings un boleto a la final de la Conferencia Nacional de la
NFL.

Keenum terminó con 318 yardas por aire al acertar 25 de 40 pases y una
intercepción, pero ese definitorio pase de anotación a 10 segundos del
final -en una jugada de evidente error defensivo de los visitantes-
coronó un último intento de Minnesota ante un marcador adverso de
24-23 en jugada de tercera y diez.

“Sabíamos que aún había una posibilidad. Había cierta esperanza, y nos
dijimos, ´hey, lancemos un pase largo o dos a ver qué pasa´”, declaró
un emocionado Keenum. “(Diggs) estaba bien cubierto… yo vi una
pequeña abertura y lo lancé, y él saltó y, bueno, ustedes lo vieron”.

El triunfo lleva a los Vikings a un choque con los Eagles de
Filadelfia el próximo domingo, y los coloca a una victoria de un Super
Bowl en Minnesota _lo que los convertiría en el primer equipo de la
NFL en disputar una final en casa.

Drew Brees había guiado a los Saints en la serie previa, que culminó
con un gol de campo de Wil Lutz de 43 yardas, lo que puso arriba a
Nueva Orleans con 25 segundos restantes. Brees conectó 25 de 40 pases
para 294 yardas, con tres touchdowns por aire pero un par de
intercepciones en la primera mitad.

Pero los Vikings, sin tiempos fuera y prácticamente sin opciones, se
jugaron el pase a la final de Conferencia con un lanzamiento de Keenum
desde su propia yarda 39. Diggs saltó frente al defensivo Marcus
Williams, quien realizó un extraño clavado debajo del receptor en un
pésimo intento de tacleo.

Diggs atrapó el balón, logró girar manteniéndose con ambos pies dentro
de la cancha y corrió sin ser detenido hasta la zona de anotación ante
la euforia de un atiborrado U.S. Bank.

«Simplemente me siento agradecido», declaró Diggs. «Ellos siempre nos
consideraron eliminados. Nadie pensaba que lo podíamos hacer. Este
juego estaba resuelto. Pero yo no dejaría de jugar hasta que el reloj
llegara a ceros. Eso es todo».

No fue algo parecido a Franco Harris y la llamada Inmaculada Recepción
de Pittsburgh en los playoffs de 1972, pero estos Vikings sin duda
recorren un camino muy especial. Terminaron la temporada con marca de
13-3, confiando la ofensiva al siempre suplente Keenum después que Sam
Bradford quedara fuera con una lesión de rodilla después del primer
juego de la campaña.

Los Vikings jugarán en Filadelfia el próximo fin de semana, después
que Jacksonville visite Nueva Inglaterra en un duelo por el título de
la Americana. El Super Bowl se jugará en Minnesota dos semanas
después.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*