viernes , 9 diciembre 2022

Lluvia ácida está acabando con el patrimonio cultural de México

La lluvia ácida es un fenómeno meteorológico provocado por los
contaminantes que el ser humano vierte a la atmósfera cada día, y en
México, está acabando con el patrimonio cultural de la civilización
maya, contó el biólogo Pablo Sánchez.

Las construcciones y monumentos que edificaron los mayas están
formados a partir de roca caliza, cuyo principal componente es
carbonato de calcio, el cual, al entrar en contacto con esta lluvia,
se disuelve, degradando las inscripciones y el legado de esta
civilización.

«En un plazo de cien años se pueden perder todas las inscripciones y
escrituras que hay en las estelas y en las columnas», aseveró el
académico del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad
Nacional Autónoma de México (UNAM).

El problema se agrava, ya que muchas de las edificaciones mayas están
construidas al aire libre y, por lo tanto, muy expuestas al ambiente y
a la degradación.

Resolver el asunto no es fácil. Los restauradores desconocen cómo
proteger las construcciones, que «ven afectados sus dinteles y
estelas» de manera progresiva a causa de la lluvia ácida.

Esto se debe a que a la roca caliza «no se le puede poner una capa
protectora porque las rocas tienen que respirar, absorbiendo humedad y
agua y, si se les pone una capa sellante, lo que provoca es una
aceleración de la degradación».

Es por ello que los expertos en restauración están investigando cómo
poder poner una película protectora a los monumentos sin que esta
impida el intercambio gaseoso a través de la roca.

Se considera lluvia ácida cuando el PH -medidor de la acidez- es
inferior a 5,6, algo que sucede «cuando se incorporan los
contaminantes óxido de azufre y óxido de nitrógeno», explicó.

Los contaminantes derivados del petróleo son sometidos a procesos de
combustión en todo el mundo, emitiendo estos compuestos «que, por su
naturaleza química, reaccionan con la humedad de la nube y forman la
acidez de la lluvia».

«Mientras más grave sea la emisión y más ácida sea, peor será su daño
a materiales», apuntó el experto.

El poder destructor de este fenómeno también termina corroyendo
metales y estructuras de uso diario para el ser humano.

El efecto tarda en percibirse, pero con el paso del tiempo los
materiales se corroen, perdiendo su aspecto óptimo.

La dificultad para atajar este fenómeno se debe a que su origen puede
encontrarse a miles de kilómetros del lugar donde sucede finalmente la
precipitación.

Esto se traduce en que una lluvia ácida acaecida en México puede
deberse a la emisión de compuestos tóxicos en Cuba o Venezuela,
ejemplificó el especialista.

Otro daño grave derivado de esta manifestación es la modificación de
la estructura del suelo, impidiendo que las plantas que crecen en él
puedan absorber los nutrientes, algo que les hace más sensibles a
contraer infecciones y parásitos.

Con los cuerpos de agua pasa algo similar, ya que cuando la lluvia cae
sobre estos, cambia su valor de PH y «afecta a muchas especies,
especialmente al plancton, que al alterarse el valor de PH altera su
biología y trastoca todo lo que es la cadena alimenticia».

El biólogo desmintió que la lluvia ácida tenga un efecto directo y
dañino para la salud, así como que tenga un color distintivo.

Estudios a nivel mundial advierten que «sin haber pruebas
concluyentes» el valor natural del PH de la lluvia en condiciones
normales está descendiendo de 5.6 a 5.1, algo preocupante ya que el
estado natural de la precipitación parece estar viéndose alterado poco
a poco.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*