sábado , 24 febrero 2024

Chimalli conquistó a los mexicanos

Tener interés por la propia cultura es el motor por el que los mexicanos visitan los museos nacionales, y de acuerdo con la Dra. María Moreno Guzmán, curadora junto con la maestra Laura Filloy de la exposición “Chimalli. Tesoro de Moctezuma”, esto se ve reflejado en las estadísticas: “El Museo del Templo Mayor, o el propio Museo de Antropología; incluso los de sitio, como Cuicuilco, son espacios que tienen un gran número de visitantes”.

Uno de los grandes retos que enfrentan los museos de México es generar interés en el público para mantenerse relevantes. El número de visitas suele determinar el éxito de las exposiciones. Para la doctora, este aspecto es secundario pues lo más importante es compartir el conocimiento. “El reto, más que atraer visitantes, es transmitirles de una manera ágil, sencilla y clara, la información que ahora tenemos después de tres años de estudio”.

La muestra, que presenta alrededor de 340 objetos, se exhibe en el Museo Nacional de Historia “Castillo de Chapultepec”. Ahí se pueden apreciar litografías, óleos, piezas arqueológicas, armas, ejemplares disecados, mapas, y como tema central, una colección de piezas de plumaria, donde destaca el chimalli, o escudo prehispánico, confeccionado con plumas de una gran variedad de aves.

Durante el primer fin de semana abierta al público, la exposición logró reunir a 6 mil visitantes en un solo día, indicador del interés que ha generado. “Podría ser aventurado decirlo porque la exposición abrió hace poco, pero es un tema que definitivamente atrae a varios sectores”, expresó Moreno.

El resultado es una muestra fastuosa, en torno a este escudo elaborado en los talleres especializados del imperio de Moctezuma II y enviado por Hernán Cortés a Carlos V antes de 1524. En el campo de batalla, el chimalli fue una arma defensiva de los guerreros mexicas, y en sus versiones de lujo fue insignia de valor en ceremonias y rituales, usado por gobernantes y sacerdotes para ataviar deidades y distinguir a los mejores combatientes.

“Sin duda quisimos hacerlo muy atractivo”, compartió Moreno. “Tal vez por la biografía del escudo y el halo que tiene de ser de los pocos objetos plumarios que todavía sobreviven”. La propia sede, el Castillo de Chapultepec, forma parte de la historia que cuenta esta exposición. En 1865, Maximiliano de Habsburgo gestionó el regreso del chimalli a México para que formara parte de las colecciones del Museo Imperial. El escudo llegó de Austria, y desde 1944 es un tesoro del Castillo de Chapultepec

“Este edificio fue habitado por Maximiliano; y el cerro de Chapultepec fue uno de los lugares que Moctezuma frecuentaba. Así se cierra el círculo de los tres personajes importantes en esta biografía”, explicó.

“Chimalli. Tesoro de Moctezuma”, seguirá hasta el 2 de junio. “Más que pensar en competir en número de visitantes, nuestro reto es que el público aprenda con este proyecto de investigación”, concluyó.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*