miércoles , 5 octubre 2022
A 16 días del asesinato de un padre de familia por militares no hay detenidos

A 16 días del asesinato de un padre de familia por militares no hay detenidos

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Aunque un Juez de Control ordenó a la Fiscalía General de la República la apertura de una carpeta de investigación para esclarecer los hechos en donde los militares dieron muerte a una persona, hirieron a dos y luego de sembrar un arma, arrestaron ilegalmente a un joven, aún no se ha realizado la indagatoria en contra de los soldados

A más de dos semanas del asesinato de un padre de familia a manos de militares, la Fiscalía General de la Republica no ha ordenado la detención de los soldados responsables, que además hirieron a dos jóvenes, manipularon evidencia y sembraron un rifle, así como varios cargadores y balas de diferentes calibres.

El 7 de febrero, Javier, de 26 años, comerciante y padre de familia fue asesinado de dos balazos por la espalda cuando conducía su automóvil en el fraccionamiento Colinas del Sur, sus amigos Osvaldo Misael, de 23 años, y José Luis, resultaron heridos y Daniel Alfonso, de 34 salió ileso y fue detenido por los militares, aunque ya se encuentran en libertad los tres sobrevivientes.

Los militares bajo el mando del Teniente de Caballería Alejandro Morales Leyva dispararon en contra de los cuatro jóvenes que viajaban en un Honda Accord, cuando estos circulaban por Sierra de las Águilas y Cerro de la Silla.

De los militares que dispararon contra los jóvenes, que habían salido a comprar de cenar e iban a dejar a uno de ellos a su casa, se encuentran confesos el cabo Ranulfo Citalan Martínez y el soldado José María Ortiz Munquiz, quienes aseguran haber accionado sus armas, pero no reconocen haber asesinado a Javier ni herido a sus dos amigos.

Ante el Juez de Control, la defensa demostró que los militares manipularon la escena del crimen, le sembraron un arma a la víctima, además de poner cargadores y cartuchos de diversos calibres en la cajuela.

Se comprobó que ninguno de los cuatro jóvenes había disparado un arma, esto mediante la prueba de Rodizonato de Sodio que salió negativa; además hubo un uso excesivo de fuerza y se confirmó que nunca hubo una agresión contra los soldados, como ellos pretendían hacer creer para justificar el asesinato.

En el lugar del crimen, los militares limpiaron la escena antes de dar aviso a la FGR y a la FGJT, recolectaron todos los cartuchos percutidos de la balas que dispararon, para que las autoridades no pudieran establecer cuántas armas se accionaron en el lugar.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*