sábado , 13 agosto 2022

Lluvias y deslave paralizan carretera Nacional

Alrededor de las 2 de la madrugada de este martes el desbordamiento
del rio Salado sorprendió a quienes circulaban por la carretera
nacional Monterrey-Nuevo Laredo en su dos sentidos.

Debido a lo fuerte de las lluvias en ciudades vecinas a Nuevo Laredo,
se invadió la carpeta asfáltica en varios tramos de la autopista,
donde era imposible transitar y por consecuencia cientos de unidades
de tráileres y autobuses tuvieron que detener su marcha, debido a lo
fuerte de la corriente y el volumen de agua que superaba los 2 metros
de altura.

A las cuatro de la mañana se empezó a recibir auxilio por parte de la
policía federal división caminos y protección civil, quienes de
inmediato se abocaron a cerrar la carretera para evitar que ocurriera
un tragedia mayor en caso de que continuará la lluvia en la región.

A temprana hora se integró también el ejército mexicano, quien junto a
protección civil y bomberos evacuaron a las personas, quienes ya
llevaban varias horas atrapadas dentro de los autobuses turísticos,
principalmente provenientes del estado de Texas.

Cargando a las personas. Los primeros en ser evacuados fueron niños y
mujeres, seguido por ancianos y en últimos lugar los varones, aunque
no todos aceptaron la evacuación de los autobuses y otros optaban por
esperar dentro de las unidades a que la contingencia pasara, aún y
cuando no tenían ni agua y comida.

Omar Enríquez, director de protección civil en Nuevo Laredo confirmo
que hasta la tarde del martes no había reportadas personas lesionadas,
ni fallecidos, solo la espera de largas filas de tráileres y autobuses
y uno que otro carro particular varado, ya que algunos se animaron a
cruzar las corrientes, luego que había descendido un poco el caudal.

Unidades de emergencia del ejército mexicano, junto con unidades de
protección civil y bomberos en lanchas rescataron a poco más de 200
personas de los autobuses, mientras los operadores de tráileres tenían
que esperar, mientras pedían agua y comida, poco mas de 12 que se
quedaron varadas.

Dentro de los rescates, personal del ejército, bomberos y protección
civil salvaron animales silvestres de las corrientes de agua del rio
Salado entre ellos un venado y un conejo.

Abren carril para tráfico pesado

Por la tarde el comandante de la Policía Federal de Caminos José
Ordoñez, dio a conocer que la carretera había sido reabierta en uno de
sus cuerpos.

A la altura del kilómetro 163 de norte a sur, en contraflujo, es decir
un carril para cada sentido, por lo que exhortó a quien transite por
esta vía a que lo haga con las precauciones debidas, ya que aún no hay
fecha de apertura para la otra parte de la carretera.

Mientras tanto autoridades de los tres niveles de gobierno esperan a
que baje el agua para determinar daños y tiempo de reapertura de la
carretera Monterrey-Nuevo Laredo a la altura del kilómetro 163 en el
cuerpo de sur a norte.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*