domingo , 2 octubre 2022

No me podrán comprobar desvíos: Robles a diputados

Con vestido blanco ceñido y con holanes agitándose bajo sus brazos se
presentó Rosario Robles Berlanga en el salón de plenos de la Cámara de
Diputados para comparecer en el marco de la glosa el sexto informe de
gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Con el cabello planchado,
manicurada de rojo, la funcionaria pretendió que los resultados de su
administración son tangibles, con miles de familias beneficiadas a
raíz de los sismos de septiembre de 2017. Frente a  tanta seguridad,
del lado de los legisladores vino una andanada de reproches y
acusaciones de corrupción.

La presencia de Robles Berlanga, sumida en la controversia por sus
cambios de tendencia política, de actos de corrupción multimillonarios
por toda dependencia y partido político por el que ha pasado, otra vez
fue objeto de acusaciones de desvíos de recursos públicos. Con su
estilo de confrontación, imperativa, señalaba al pleno con su dedo
índice izquierdo, aduciendo que ella no firmó un solo documento que la
incrimine en delitos contra el erario, y por tanto del interés de la
mayoría.

Se desplegaron mantas denunciado la corrupción de Robles Berlanga. Se
le acusó de desvío de recursos en los “convenios” que se firmaron
entre la Sedatu y universidades públicas, y sobre todo por lo que hace
a los multimillonarios recursos que se destinaron a la reconstrucción.

Por un lado, la secretaria describía un proceso de entrega de apoyos a
la reconstrucción ejemplar, y daba cuenta de los informes de la
Auditoría Superior de la Federación (ASF), y su limpieza y
honorabilidad sin duda, desde la narrativa que hacía de sí misma, y
por el otro los señalamientos de crímenes relativos al hurto de dinero
público, desde la oposición.

Desde ahí Martha Tagle, de Movimiento Ciudadano, le recriminó esa
actitud, que en momentos -a gritos-  se calificó de mentirosa y cínica
desde el salón de plenos.

“Esto se llama violencia de género”,  reviró Robles Berlanga a su
detractora, quien se ha dedicado, paradójicamente, a la defensa de las
inagotables causas de las mujeres.

El manejo de la oratoria, de los discursos demagógicos, fue evidente
desde la posición de Robles Berlanga. Se le recordó que el presidente
Enrique Peña Nieto, le dijo «no te preocupes Rosario”, y la afirmación
del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien la señaló
como “un chivo expiatorio, y ella espetó desde la tribuna: “No
requiero amnistía ni que nadie me perdone de antemano… que busquen
hasta por debajo de las piedras, que busquen, no podrán comprobar lo
contrario. No necesito que nadie me defienda.”

Entonces Lucero Saldaña, del PRI, trató de defenderla, “que esta
comparecencia sea llevada desde la Mesa Directiva, que sea una
comparecencia informativa. Queremos que haya transparencia, sí, pero
respeto. Que la presidencia conduzca con institucionalidad.

La presidenta de la Mesa Directiva, Dolores Padierna, replicó seca:
“el artículo 61 Constitucional. La diputada no puede ser reconvenida
por quien está compareciendo.”

Aquel cuadro era reflejo de la nueva realidad del país. Desde lo alto
de la presidencia se encontraba conduciendo Dolores Padierna, de grupo
antagónico al de Robles Berlanga, cuando ésta tenía el poder cuasi
omnímodo en ese partido, y en el pleno ex integrantes del partido del
sol azteca desperdigados entre las bancadas de Morena, PAN, PRI, PT,
PES, PVEM.

Y Martha Tagle regresó a la tribuna, y lapidaria sentenció, “No te
equivoques Rosario, nuestra condición de género no nos exime de actos
de corrupción. No te equivoques, no te equivoques. Esta red de
corrupción de la que formaste parte va a rendir cuenta, van a rendir
cuentas cuando estén en la cárcel. Ojalá que este nuevo gobierno haga
rendir cuentas a tu gobierno.”

Y como letanía, Rosario Robles Berlanga reiteró, acentuando sus
frases: “Estoy aquí con mucho compromiso para rendir cuentas como
mandata la Constitución. Reitero una vez más, Sedesol, Sedatu no firmó
un solo contrato con las empresas que se han mencionado, Sedesol y
Sedatu ¡firmaron! convenios con universidades públicas. He pedido a la
Secretaría de la Función Pública que investigue mi evolución
patrimonial, porque el que nada debe nada teme”, replicó pretendiendo
candidez.

Antes de concluir la primera ronda de intervenciones de los
partidos–de un total de tres- Gerardo Fernández (PT), se dirigió al
área de las curules del PRI, y se hizo de palabras con el ex
secretario de la Sedesol, Luis Miranda y Ernesto Neme, se gritaron y
apuntaban con el índice. Los ánimos se caldeaban porque desde la
tribuna, Robles Berlanga seguía impecable el guión. Subía el tono
amenazante mientras respondía a las diputadas y diputados que no
acertaban con argumentos sólidos a poner límite a las líneas bien
aprendidas de la titular de la Sedatu. “No necesito que nadie me
defienda”, insistía ella.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*