viernes , 30 septiembre 2022

Fitch cambia a «negativa» deuda soberana de México

Fitch Ratings anunció este miércoles que cambió de “estable” a
“negativa” la perspectiva de la deuda avalada por el Estado mexicano,
al advertir un deterioro en el perfil crediticio del país ante la
incertidumbre por las políticas de la administración entrante.

La calificación de la deuda soberana se mantuvo en ‘BBB+’, dentro del
grado de inversión.

“La revisión de perspectivas a ‘negativa’ refleja el deterioro en el
balance de los riesgos que enfrenta el perfil crediticio de México
asociado con la incertidumbre y el deterioro de las políticas en la
administración entrante, y los riesgos crecientes de pasivos
contingentes para Pemex”, dijo la calificadora.

La decisión fue anunciada dos días después que el presidente electo
Andrés Manuel López Obrador anunció la cancelación del Nuevo
Aeropuerto Internacional de México, una obra de 13 mil 300 millones de
dólares.

“Si bien Fitch espera que la administración entrante continúe los
aspectos centrales del marco de políticas macro, como la disciplina
presupuestaria y la autonomía del Banco de México, los riesgos a la
baja relacionados con la postura fiscal de la administración entrante
persisten”, añadió Fitch.

El martes por  la noche, el equipo económico del gobierno de
transición dio a conocer en un comunicado que en el paquete económico
de 2019 propondrá un superávit primario (ingreso menos gasto antes del
pago de deuda) de 0.8 por ciento del producto interno bruto.

Fitch advirtió hoy que existen riesgos de que el seguimiento de las
reformas aprobadas anteriormente, por ejemplo en el sector de la
energía, pueda detenerse con el nuevo gobierno, que entrará en
funciones en un mes, y que otras propuestas de políticas resulten en
una menor inversión y crecimiento de lo que se espera actualmente.

“La decisión de cancelar la construcción de un nuevo aeropuerto para
la Ciudad de México envía una señal negativa a los inversionistas. Las
propuestas para grandes inversiones de capital por parte de la
petrolera estatal Pemex, cuyo balance general y solvencia crediticia
independiente han estado bajo presión, aumenta el riesgo creciente
relacionado con los pasivos contingentes del soberano”, aseguró.

Se espera que el gobierno entrante presente un presupuesto para 2019 a
mediados de diciembre, junto con un plan a mediano plazo, recordó
Fitch. La calificadora mencionó que la próxima administración ha
indicado que se guiará por el marco presupuestario publicado en abril
por la administración actual. Esto preveía un requerimiento de
endeudamiento del sector público del 2.5 por ciento del PIB.

Una declaración reciente del equipo de transición dijo que el
presupuesto para 2019 apuntaría a un superávit primario del sector
público no financiero (NFPS) en 2019 del 0.8 por ciento del PIB. La
administración entrante también se ha comprometido a no aumentar los
impuestos durante los primeros tres años de la administración. La ley
de responsabilidad fiscal limita el crecimiento del gasto corriente,
pero puede modificarse.

“Sin embargo, algunas promesas contenidas en el programa de Morena y
luego discutidas por el equipo de transición, por ejemplo para
aumentar las transferencias sociales y las pensiones, pueden ser
difíciles de cumplir dentro del marco presupuestario. Su costo podría
exceder la cantidad de ahorros que se ha propuesto, por ejemplo,
restringiendo las transferencias a los estados y recortando programas
sociales ineficientes.

Las propuestas de que Pemex invierta en una nueva capacidad de
refinación para sustituir las importaciones de gasolina implicarían un
mayor endeudamiento y mayores pasivos contingentes para el gobierno”,
apuntó Fitch.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*