lunes , 24 septiembre 2018
Banco Mundial reduce estimado de crecimiento de México a 2.1% en 2018

Banco Mundial reduce estimado de crecimiento de México a 2.1% en 2018

El Banco Mundial disminuyó este martes su estimado sobre el
crecimiento para México en 2018 de 2.2 a 2.1 por ciento.

El 2.2 por ciento lo había estimado en junio de 2017. La perspectiva
la modifica debido a factores como la renegociación del Tratado de
Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las elecciones
presidenciales.

En su reporte “Perspectivas Económicas Globales”, que publica en enero
y junio de cada año, el organismo proyecta un crecimiento
moderadamente más alto para México entre 2019 y 2020 a un ritmo de 2.6
por ciento, conforme la inversión se recupere de la reciente caída por
la incertidumbre sobre la renegociación del TLCAN y el resultado de
las votaciones.

“Notablemente una prolongada renegociación del TLCAN o en caso
extremo, un colapso del acuerdo, podría desviar el crecimiento en
México en el mediano plazo por una disminución del comercio”, advirtió
el organismo internacional.

Destaca que en 2017 México amplió su economía ligeramente más de lo
previsto, en un 1.9 por ciento.

El consumo privado se mostró resiliente gracias a las condiciones
saludables del mercado laboral, aunque se estima que la inversión se
contrajo.

“El crecimiento de México fue ligeramente mejor al previsto, apoyado
en la solidez del sector servicios y a pesar de los retos vinculados a
la renegociación del TLCAN y los desastres naturales”, expuso en el
informe.

Debido a la incertidumbre sobre el curso que tomará el acuerdo
comercial con Estados Unidos y Canadá, aunado a posibles cambios tras
las elecciones presidenciales en junio, la inversión fija disminuyó en
México durante 2017.

Sin embargo, determinó que la economía creció una vez que la menor
inversión fue compensada con la salud del mercado laboral y
crecimiento en las remesas, además de la contribución estimada por
parte de las exportaciones netas.

América Latina acelera su crecimiento

Para la región de América Latina las perspectivas señalan una
aceleración en su crecimiento a un 2 por ciento en 2018 y 2.6 por
ciento en 2019, debido al fortalecimiento del consumo e inversión
privados, especialmente en países exportadores de productos básicos.

La economía brasileña crecerá, según el Banco Mundial, un 2 por
ciento; Argentina y Perú lo harán en 3 y 3.8 por ciento,
respectivamente y también Colombia y Chile lo harán a tasas más de 2
por ciento, de 2.9 y 2.4 por ciento, cada una.

Entre los riesgos a la baja para el crecimiento de la región están las
perturbaciones generadas por desastres naturales, efectos secundarios
negativos provenientes de alteraciones en los mercados financieros
internacionales o un aumento del proteccionismo comercial en Estados
Unidos.

La economía mundial aumentará 3.1%

Durante 2018, el crecimiento de la economía mundial será de 3.1 por
ciento después de que en 2017 creció mejor de lo previsto (3 por
ciento), apoyada en la recuperación de la inversión, las manufacturas
y el comercio

No obstante, el Banco Mundial advierte que no podrá sostenerse este
ritmo de expansión y habrá una desaceleración en los siguientes años.

“En el largo plazo, la desaceleración del crecimiento potencial pone
en riesgo los avances logrados en los niveles de vida y la reducción
de la pobreza en todo el mundo”, señala el organismo en su informe
“Perspectivas económicas mundiales”, de enero de 2018.

Tras su análisis, el organismo concluye que la desaceleración del
crecimiento potencial es el resultado de años de escaso aumento de la
productividad, inversiones insuficientes y envejecimiento de la fuerza
de trabajo mundial. Este fenómeno afecta a un conjunto de economías
que representan más del 65 por ciento del PIB mundial.

“Si no se procura revitalizar el crecimiento potencial, este declive
podrá extenderse durante la próxima década y reducir el crecimiento
mundial promedio en un cuarto de punto porcentual y el de los mercados
emergentes y las economías en desarrollo en medio punto porcentual
durante ese período”, advierte en su informe.

Destaca que por primera vez desde la crisis financiera, la economía
mundial funcionará cerca de su plena capacidad y hay que elevar la
productividad con inversiones clave en capital humano y físico.

“En vista de que se espera que el potencial de crecimiento disminuya,
los responsables de diseñar políticas deberán mirar más allá de los
instrumentos monetarios y fiscales que se utilizan para estimular el
crecimiento en el corto plazo y analizar la implementación de
iniciativas que permitan impulsarlo en el largo plazo”, dijo Jim Yong
Kim, presidente del Banco Mundial.

Las perspectivas señalan que las economías avanzadas moderarán
ligeramente su crecimiento en 2018 a 2.2 por ciento, a medida que los
bancos centrales eliminen de forma gradual las iniciativas adoptadas
después de la crisis, y el repunte de las inversiones se normalice.

En los mercados emergentes y las economías en desarrollo en su
conjunto, el crecimiento se consolidará hasta alcanzar el 4.5 por
ciento en 2018, dado que la actividad de los países exportadores de
productos básicos continuará recuperándose.

“Esta amplia recuperación en el crecimiento mundial resulta
alentadora, pero no es momento de adoptar actitudes complacientes”,
afirmó Yong Kim.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Características Vídeo