sábado , 21 julio 2018
‘Robo hormiga’, delito que invade comercios ‘shoplifting’

‘Robo hormiga’, delito que invade comercios ‘shoplifting’

En Estados Unidos, el 0.6 por ciento de los inventarios de tiendas al
menudeo desaparece por los farderos o “robo hormiga”, el llamado
‘shoplifting’ de artículos o productos en las tiendas departamentales,
de conveniencia, negocios especializados o cualquier tipo, significa
14 mil millones de dólares (año 2012) en pérdidas, sólo en Estados
Unidos.

Y el trabajo para las policías locales es severo, dedican o desvían
gran parte de su personal de la división de Robos, a resolver los
casos de estos hurtos al menudeo. En el año 2001, los ladrones robaron
25 millones de dólares por día en la Unión Americana.

Las estadísticas son sorprendentes, dice Joe Baeza, vocero de Policía
de Laredo. Un estudio de la Seguridad Nacional para Negocio al Menudeo
de Estados Unidos establece que la “industria” del robo-hormiga está
por encima de lo que los empleados hurtan en las empresas para las que
trabajan.

En Hazlewood, vecindario de Pittsburgh, Pennsylvania, “Dimperio”, la
única tienda al menudeo del sector, el 23 de diciembre de 2008 quebró
por este tipo de robos de farderas(os).

En Laredo, la firma comercial más afectada es cierta cadena de tiendas
trasnacionales con una “W” como la primera letra de su nombre,
inicialmente en su primera tienda de la avenida San Bernardo, pero
ahora están casi a la par sus otras tres sucursales.

“Pero todas las tiendas, incluso las de conocido centro comercial en
el norte de la ciudad, igual las abarroteras, ni se digan las tiendas
de conveniencia en zonas residencial o barrios, las que cuentan con
estación de gasolina, así como las llamadas ‘tiendas del dólar’”, dijo
Baeza.

CIFRAS IMPRESIONANTES

En Estados Unidos, hay aproximadamente 27 millones de ladrones de este
tipo, o sea, uno de cada 11 residentes del país.

Más de 10 millones de personas han sido sorprendidos robando al
menudeo, tan solo en los últimos cinco años.

El 25 por ciento son niños, 75 por ciento son adultos, de estos
últimos, el 55 por ciento declararon haber iniciado de adolescentes.

Disparan en la nación las cifras en millones de dólares por cuanto a
trabajo y gastos de las policías, ministerios públicos, cortes
judiciales, cárceles y todo en general, relacionado con el sistema de
seguridad y justicia.

Aumentan los precios de los productos de las tiendas, porque los
negocios tienen que invertir en seguridad, guardias o personal,
sistemas de video cámaras, rejas y demás material de protección.

No hay un perfil especial, todo es por igual, mujeres y hombres roban
a la par y los tres segmentos (niños, adolescentes y adultos).

Los ladrones compran y roban en una misma visita que hacen como
clientes a un comercio, entre 2 y 200 dólares de valor de lo robado,
dependiendo el tipo de tienda y de producto que eligen.

El robo es no planeado (73 por ciento de adultos y el 72 por ciento de
adolescentes, así lo confesaron). El 89 por ciento de los niños
dijeron conocer a otros de su edad que roban y el 66 por ciento se
juntan con esos chicos ladrones.

De todas las edades, ellos aseguran que han sido sorprendidos o
detenidos 1 de cada 48 veces.

SON PROFESIONALES

Y el 3 por ciento son “profesionales”, es decir, se dedican a esto, a
robar y para obtener ganancia, lo revenden. Esto incluye a los adictos
que hurtan para tener dinero para sus drogas; o bien a las bandas bien
organizadas incluso de carácter internacional.

Estos “profesionales” son responsables del 10 por ciento de todos los
dólares que se pierden por este tipo de robo en tiendas.

Los “no profesionales” roban por un apuro momentáneo de dinero, o por
tener un estatus (haciéndose de productos caros o para venderlos y
tener dinero y gozar de mejor nivel económico).

El robo les produce una “reacción química” semejante a la de la droga
en los viciosos, la simple acción de hurtar es superior al deseo de
tener tal o cual producto, es sólo el placer o la sensación que les
causa el cometer la fechoría.

Los adictos a las drogas que también se vuelven asiduos ladrones o
práctica del shoplifting, lo describen como una adicción igual a la de
los narcóticos.

El 57 por ciento de los adultos y el 33 por ciento de los
adolescentes, es duro para ellos parar de robar en tiendas, aún
después de ser atrapados varias veces haciéndolo.

La mayoría de estos rateros no cometen otros delitos más que ése, no
roban un cenicero en una casa a la que acudieron de visita o un
billete de 20 dólares en la bolsa o cartera de un familiar, amigo,
compañero de trabajo o conocido, sólo “actúan” en tiendas al menudeo.

Y su actividad la desempeñan 1.6 veces por semana, o sea roban más de
una vez cada siete días.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Características Vídeo