miércoles , 6 julio 2022

El FBI acaba matando al secuestrado que iba a rescatar en Houston, Texas

Era de noche. Un grupo de agentes del equipo de élite SWAT ultimaba
los preparativos para entrar en un chalet del noreste de Houston
(Texas). La misión era rescatar a Ulises Valladares, un hombre de 47
años, secuestrado horas antes por personas supuestamente afiliadas a
narcotraficantes mexicanos. A las 3:30 de la mañana, derribaron la
puerta principal y tiraron granadas aturdidoras. En el caos, uno de
los policías mató accidentalmente a tiros al secuestrado.

“Una operación con buenas intenciones para rescatar a un hombre ha
acabado en una tragedia”, afirmó el jefe de la policía, Art Acevedo,
que detalló la operación en una rueda de prensa esta semana. Los tres
captores, dos hombres y una mujer, fueron detenidos y acusados de
secuestro y robo agravado. El agente que disparó a Valladares ha sido
dado de baja mientras el FBI investiga rigurosamente los hechos, según
explicó un portavoz de la agencia.

El secuestro ocurrió la semana pasada, mientras Valladares ayudaba a
su hijo, de 12 años, a vestirse para el colegio. Los dos
secuestradores llamaron a la puerta y le tumbaron contra el suelo. Le
maniataron a él y a su hijo, y robaron consolas de videojuegos y otros
objetos de valor. Estaban ahí porque el hermano de Valladares, decían,
les debía 8,000 dólares. Dejaron al niño y se llevaron al padre.

A las pocas horas, según la versión policial, los delincuentes
llamaron al hermano de Valladares, con este al teléfono, y le
exigieron 20,000 dólares. Aseguraron pertenecer al Cártel del Golfo,
pero las autoridades descartan su pertenencia al narco.

Tras rastrear la llamada telefónica, el FBI localizó una residencia a
las afueras de Houston como el punto donde estaba retenido el hombre.
En plena oscuridad, acordonaron una manzana y planearon el asalto. Un
grupo de agentes entró por la puerta delantera mientras dos rompían
ventanas por el otro lado de la casa: el objetivo era rodear a los
captores. Cuando uno de los policías sintió un leve golpe mientras
entraba en una habitación, se giró y disparó. Era Valladares, con la
boca tapada con una cinta adhesiva y las manos atadas.

Acevedo justificó el accidente con la falta de linternas, que el SWAT
descartó utilizar para no llamar la atención de los delincuentes. La
familia del muerto está considerando, según medios locales, denunciar
al FBI por mal entrenamiento al policía, o al agente por conducta
errónea. “Los secuestradores empezaron este proceso y el FBI
desafortunadamente lo acabó de la manera incorrecta”, defendió su
abogado.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*