domingo , 2 octubre 2022

¿Qué está en juego en las elecciones de Estados Unidos? Todo

El día del juicio final de la política estadounidense ha llego.

Este martes los votantes decidieron quién ha ganado el debate de 25
mil millones de dólares entre la política de tierra arrasada del
presidente Donald Trump y la campaña furibunda de los demócratas para
poner fin al monopolio republicano en Washington y en gubernaturas a
lo ancho del país.

En juego, están las 435 bancas de la Cámara de Representantes y 35 de
las cien bancas del Senado, además de casi 40 gubernaturas y la
relación de fuerzas en casi todas las legislaturas estatales.

Pero, en realidad, lo que más está en juego –según los estrategas de
ambos partidos– es la presidencia de Trump y sus planes legislativos
durante los próximos dos años.

Más importante aún, quizás, es el hecho de que si los demócratas ganan
la mayoría en la cámara baja, tendrían poder legal para investigar los
muchos deslices personales y profesionales del presidente.

Hay indicios de que una llamada ‘ola azul’ ayudaría a los demócratas a
ganar la mayoría en al menos una de las Cámaras del Congreso. Pero dos
años después de una elección que dio un mentís a todas las encuestas y
pronósticos, nada es seguro en vísperas de la primera elección de la
era de Trump.

Si toman el timón de la Cámara de Representantes, los demócratas ya
están evaluando reabrir la investigación de la Comisión de
Inteligencia de ese cuerpo sobre los vínculos de la campaña de Trump
con Rusia. Otras comisiones están tramando una profunda supervisión al
gobierno de Trump y su red de intereses empresariales.

Algunos demócratas analizan la posibilidad de utilizar la Comisión de
Recursos y Arbitrios de la Cámara de Representantes para obtener
copias de las declaraciones de impuestos del presidente, después de
que éste rompiera con décadas de tradición y decidiera ocultarlas del
escrutinio público durante su campaña por la Casa Blanca.

Mientras tanto, el presidente Donald Trump ha estado actuando como si
fuera un candidato en la boleta electoral, presidiendo mítines
políticos diarios y participando en anuncios para los republicanos;
todo para evitar la pérdida de la hegemonía republicana en Washington.

La otra posibilidad es que los republicanos mantengan el control de la
Cámara y el Senado, lo cual no sólo supondría una victoria para los
republicanos, sino una validación de la política de Trump y su
presidencia poco convencional. Ese posible resultado, considerado
menos probable incluso dentro de la Casa Blanca, envalentonaría al
presidente a buscar lareelección.

Pero incluso este escenario poco probable también presentaría sus
propios desafíos, ya que es posible que inflamaría las ardientes
disputas intrapartidistas. La primera de ellas sería una lucha de
liderazgo potencialmente amarga en la Cámara para reemplazar al
presidente saliente Paul Ryan. Pero una mayoría reducida también
exacerbaría las divisiones sobre el rumbo político.

Ante este posible (pero improbable) resultado, algunos en la Casa
Blanca creen que incluso es preferible perder contra los demócratas.
Asimismo, valoran que el afán de los demócratas por investigar al
presidente es una bendición disfrazada en el período previo a las
elecciones generales de 2020; además de que consideran a la líder de
la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi,
como un elemento que juega más a favor de Trump que de su partido,
pues podrían echar la culpa a los demócratas de la disfunción de
Washington.

Ari Fleischer, quien fue secretario de Prensa durante el gobierno de
George W. Bush, dijo que el control demócrata de la Cámara Baja
«representa tanto peligro como bendiciones para el presidente».

«El peligro son las citaciones, las investigaciones, las facturas
legales y los dolores de cabeza», dijo. «La bendición es que Trump
tendrá un obstáculo fácil de vencer: Pelosi y la conducción
demócrata».

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*