miércoles , 6 julio 2022

El Sena toca su máximo en crecida; parisinos, en vilo

El río Sena, desbordado en algunos tramos de París, alcanzó este lunes
su máximo previsto para este episodio de crecida, tras días de
incesantes lluvias que pusieron en alerta a los habitantes de París.

El lunes, el río que recorre de este a oeste la capital francesa,
bordeando algunos de sus monumentos y museos más famosos, llegó a 5,85
metros, más de cuatro metros por encima de su nivel normal.

No obstante, esta crecida, que ha paralizado una parte de la rica
actividad turística que genera el Sena, es inferior a la de junio de
2016 (6,10 metros), la peor de los últimos 30 años, y está muy lejos
de la crecida histórica de 1910 (8,62 metros), que dejó daños
millonarios.

Se espera que las aguas comiencen a bajar el martes. Pero su descenso
podría ser «muy lento», advirtió el organismo de vigilancia de
inundaciones. «Tomará semanas» volver a una situación normal, señaló
por su parte un responsable de los servicios medioambientales, Jérôme
Goellner.

Unas mil 500 personas tuvieron que ser evacuadas de sus hogares en la
región metropolitana de París, según la policía, mientras que mil 900
hogares seguían el lunes sin suministro eléctrico y 700 sin gas.

Decepción de los turistas

Los turistas sufrían también las consecuencias de esta crecida. Los
famosos «bateaux mouches», los barcos que recorren el Sena ofreciendo
una vista incomparable de la ‘Ciudad de la Luz’, se encuentran
paralizados desde hace varios días, a la espera que el nivel del río
baje.

Los muelles del Sena, donde por lo general pasean en bicicleta o a pie
turistas y locales, estaban bajo el agua, mientras que varios
restaurantes y bares a las orillas del río tuvieron que cerrar sus
puertas, dejando en paro técnico a muchos empleados.

El zuavo, la célebre estatua de un soldado del ejército francés que
custodia el río desde el Puente del Alma -y que sirve de referencia a
los parisinos para medir las crecidas del río- estaba empapado hasta
los muslos.

En las aceras que dan a los muelles, curiosos y turistas se
aglomeraban para inmortalizar con sus teléfonos el singular
espectáculo.

Los museos parisinos ubicados cerca del Sena tomaron precauciones. El
Louvre -el museo más visitado del mundo con 8.1 millones de visitantes
en 2017- cerró una de sus alas al público y se mantenía en alerta en
caso de que fuera necesario evacuar las obras, de un valor
incalculable, de sus niveles inferiores, como ocurrió en 2016.

Lluvias excepcionales

La compañía ferroviaria nacional, SNCF, anunció que varios tramos de
la concurrida línea de trenes suburbanos RER C, que corre paralela al
río en un túnel en el centro de París, permanecerán cerrados hasta el
5 de febrero.

Las crecidas que afectan a varias regiones de Francia se produjeron
tras precipitaciones extraordinarias que cayeron en suelos que ya
estaban saturados de agua.

Según el centro meteorológico nacional, el período de diciembre a
enero ha sido uno de los más lluviosos desde que comenzaron a
recopilarse datos en 1900.

El nivel de precipitaciones se ha duplicado en algunas regiones de
Francia, incluyendo París, donde han caído 183 milímetros de lluvia
desde el 1 de diciembre.

Los parisinos viven con miedo a que se repita la crecida histórica de
1910, que fue considerada como una importante catástrofe natural para
París y sus alrededores, con daños equivalentes a entre mil 500 a 2
mil millones de euros.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*