jueves , 29 septiembre 2022
Aparecen toneladas de peces muertos en el río Oder, entre Polonia y Alemania

Aparecen toneladas de peces muertos en el río Oder, entre Polonia y Alemania

Las autoridades alemanas y polacas están contemplando desde hace días cómo el río Oder, una emblemática vía fluvial que divide a Polonia de Alemania a lo largo de 187 kilómetros, se ha llenado de peces muertos. Los dos países están investigando todavía las causas y buscan al responsable de la catástrofe. El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, ha comunicado que las aguas del río están contaminadas posiblemente con mercurio y otras sustancias químicas venenosas. “Cantidades enormes de desechos químicos fueron arrojadas al río Oder con conocimiento total de los riesgos y las consecuencias”, ha escrito Morawiecki en una publicación en su cuenta oficial de Facebook. “No vamos a abandonar el asunto. No vamos a descansar hasta que los culpables sean castigados severamente”. Las autoridades señalan que la acción ha causado un daño ambiental tan severo que el río tardará años en recuperarse.

La presencia de los peces muertos flotando en el río desató todas las alertas en la ciudad fronteriza polaca de Olawa, donde también se encontraron los cadáveres de otros animales, como castores. El jefe de la autoridad nacional de aguas de Polonia, Przemyslaw Daca, ha comunicado que los servicios de limpieza ya habían sacado del río 10 toneladas de peces muertos. “Esto muestra que estamos lidiando con una catástrofe ecológica gigante y escandalosa”, ha dicho en una conferencia de prensa.

Mientras tanto, Alemania se ha quejado de que Polonia no haya respetado un tratado internacional al no informarles inmediatamente sobre la contaminación del río. Fue un capitán de barco quien informó a las autoridades alemanas sobre los peces muertos el pasado 9 de agosto.

La alcaldesa de Schwedt (Alemania), Annekathrin Hoppe, que este sábado ha iniciado una operación para recoger los restos de animales, ha descrito la situación como un “desastre medioambiental de proporciones sin precedentes”. Hoppe ha declarado que temía que los efectos en el Parque Nacional del Valle del Bajo Oder fueran tan grandes que duraran años. “El turismo y las industrias de pastoreo y pesca también se verán gravemente afectados”, ha dicho.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*