jueves , 29 septiembre 2022

Abren Coreas un capítulo histórico con cumbre

Las relaciones entre Corea del Norte y Corea del Sur han dado un giro
de 180 grados en los últimos cinco meses. El acercamiento no se ha
dado por motivos altruistas. Según los analistas, la asfixia económica
en la que se encuentra el régimen de Kim Jong-un fue determinante en
su cambio de actitud.

“Hace un año de lo que se hablaba era de la posibilidad de una guerra
y ahora nos encontramos ante una reunión para tratar sobre la
desnuclearización y la paz permanente”, afirmó a El País Cho
Seoung-ryoul, del Instituto de Estrategia de Seguridad surcoreano.

Los factores para este cambio, señalan los expertos al rotativo
español, fueron la nueva actitud de China, que empezó a aplicar las
sanciones internacionales con mayor seriedad; el convencimiento
norcoreano de que ya no necesita desarrollar más su armamento para
hacerlo creíble y las amenazas de Trump de una guerra que dejaría
Corea del Norte como un terreno baldío.

Pyongyang “decidió que había ido demasiado lejos y está dispuesta a
dar algunos pasos atrás. Pero no sabemos aún cuántos”, explica a El
País el profesor de Estudios Norcoreanos en la Universidad Kookmin,
Andrei Lankov.

“Corea del Norte va a querer ver primero qué tipo de oferta recibe con
respecto a las garantías de seguridad para el régimen. No es fácil
prometer una desnuclearización antes de tener una conversación
concreta sobre esto”

Kim Hyun-wook

Profesor de la Academia Nacional Coreana de Diplomacia

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder de Corea del Norte,
Kim Jong-un, se reunirán hoy en la línea de demarcación militar que
divide la península antes de una cumbre histórica el viernes llena de
simbolismo para los habitantes de Corea que vivieron por décadas la
rivalidad entre sus líderes.

Una visita milimétricamente coordinada. De acuerdo a información de
AFP, Moon Jae-in va a saludar a los visitantes en la línea de bloques
de cemento que marcan la frontera entre las dos Coreas en la Zona
Desmilitarizada, aseguró ayer el jefe de la presidencia surcoreana, Im
Jong-seok.

La presidencia de Corea del Sur también anunció que la hermana de Kim
Jong-un, Yo Jong, formará parte de la delegación de Corea del Norte,
al igual que el jefe de Estado norcoreano, Kim Yong Nam.

Esta reunión será la tercera cumbre intercoreana, después de los dos
encuentros que se celebraron en Pyongyang en 2000 y en 2007 y marca un
punto de inflexión tras un acercamiento diplomático que siguió a un
periodo de alta tensión en la península.

La OTAN estimó que la comunidad internacional debe mantener la presión
y las sanciones contra Corea del Norte hasta que se registren “cambios
concretos” en las acciones del régimen, dijo el secretario general de
la organización, Jens Stoltenberg.

Cuando Kim cruce la línea se convertirá en el primer líder norcoreano
en cruzar al sur desde la Guerra de Corea, hace ya 65 años. Allí será
recibido por una guardia de honor y junto al presidente surcoreano
recorrerá a pie la distancia hasta la Casa de la Paz en Panmunjom,
donde se firmó el armisticio de 1953.

Después de esta cumbre, Kim se reunirá también con el presidente
estadounidense, Donald Trump. El tema del arsenal nuclear de Corea del
Norte estará en el centro de la agenda después de que el país lograra
un rápido avance de su tecnología bajo el mandato de Kim, que heredó
el poder tras la muerte de su padre en 2011.

El Dato: La jornada concluirá con un banquete y después una ceremonia
de despedida que marcará el retorno de Kim hacia el Norte.

El presidente de Estados Unidos aseguró ayer que ya se manejan fechas
posibles para el esperado encuentro con el líder de Corea del Norte,
Kim Jong-un, sobre el programa nuclear norcoreano.

Kim Hyun-wook, un profesor de la Academia Nacional Coreana de
Diplomacia, dijo a la AFP que “el asunto no es algo que pueda ser
decidido entre el Norte y el Sur”.

“Corea del Norte va a querer ver primero qué tipo de oferta recibe con
respecto a las garantías de seguridad para el régimen”, explicó el
académico. “Eso es lo que va a ser discutido en la cumbre entre
Estados Unidos y Corea del Norte y no es fácil prometer una
desnuclearización antes de tener una conversación concreta sobre
esto”, afirmó.

¿Qué busca Corea del Sur?

El gobierno surcoreano propuso sostener conversaciones militares con
Corea del Norte después de semanas de alta tensión por las pruebas de
misiles de largo alcance realizadas por Pyongyang. Su objetivo es:

Frenar toda actividad hostil que eleve la tensión militar, en la
fortificada frontera entre ambas Coreas.
Reanudar líneas directas de comunicación entre las dos Coreas, que
fueron interrumpidas tras una prueba nuclear de Corea del Norte.
Discutir cómo organizar reuniones entre las familias que fueron
separadas por la guerra de Corea de 1953.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*