viernes , 23 febrero 2018
¿Por qué es tan cara la miel de Manuka que está tan de moda en el mundo?

¿Por qué es tan cara la miel de Manuka que está tan de moda en el mundo?

¿Pagarías US$400 por un kilo de miel?

Eso pueden llegar a desembolsar los consumidores en algunos países
desarrollados cuando compran “miel de manuka” de calidad certificada
internacionalmente (dado que abundan versiones más baratas de dudosa
procedencia).

El precio varía según el mercado y la concentración de sus
componentes. Por ejemplo, en Estados Unidos e Inglaterra se puede
encontrar en cadenas de supermercado a unos US$150 el kilo.

Según la Oficina de Propiedad Intelectual del Reino Unido “la
evidencia ha demostrado que esta miel tiene cualidades antibacterianas
específicas que la convierten en un producto valioso para tratar
heridas”.

El componente antibacteriano más importante que tiene la miel de
manuka es el metilglioxal (MGO), que aparece en un alto porcentaje, a
diferencia de otras mieles que lo tienen en mínimas cantidades.

Hasta ahora ha demostrado ser útil en la curación de heridas,
infecciones cutáneas, quemaduras y alergias. Pero no hay estudios
independientes que confirmen que esta miel reduce el colesterol, trata
la diabetes o mejora el sueño, aunque existen varias investigaciones
en curso que intentan descubrir nuevas aplicaciones del producto.

El “oro líquido”

La de manuka no es la miel más cara del mercado.

La que hasta el momento alcanzó el precio más alto es de la variedad
Elvish o Peri Bali, en turco. Se llega a pagar hasta US$6.000 por un
kilo de ella, y el costo se justifica por la dificultad de obtenerla:
proviene de las cuevas de Saricayir Dagi, unas montañas de la
provincia de Artvin, en el noroeste de Turquía.

También alcanzan cifras exorbitantes la marca LifeMel, producida por
el Laboratorio Zuf Globus de Israel (US$500 el kilo); la miel del
arbusto de sidr, que crece salvaje en el desierto de Yemen (hasta
US$140 un frasco de 500 gramos) o la miel Bashkiria, hecha con el
néctar de las flores de tilo Bashkortostán, una república rusa situada
entre el río Volga y los Urales (entre US$140 y US$220 el kilo).

Y como curiosidad, por la miel que se produce desde hace 20 años en el
tejado de la Ópera Garnier de París, uno de los casos más conocidos de
apicultura urbana del mundo, se llega a pagar US$140 el kilo.

Sin embargo, la de manuka es el que está haciendo más furor
últimamente. Y se le atribuyen todo tipo de cualidades para
promocionarla como el nuevo “oro líquido”.

Pero en lo que están de acuerdo los especialistas es que tiene
probadas características antisépticas, antioxidantes y
antiinflamatorias.

Y por si fuera poco, tiene colágeno, una sustancia muy demandada por
la industria cosmética, además de un alto porcentaje de vitaminas y
minerales.

“La miel de manuka tiene propiedades excepcionales. A los consumidores
les gusta y creemos que es probable que mantenga su lugar como la miel
premium del mundo”, dijo Ian Fletcher, portavoz de la Asociación de
Miel UMF de Nueva Zelanda, que certifica la calidad de los productos
que se venden en distintos países.

“El valor de la miel de manuka de Nueva Zelanda ha aumentado
rápidamente en los últimos años y sus principales mercados están en
Europa, Estados Unidos, China, Japón y el Sudeste Asiático“, agregó.

Las exportaciones de miel neozelandesa en general aumentaron el año
pasado hasta llegar a un valor de US$270.000 millones y, según
expertos del sector, un 70% de ese valor corresponde a la categoría de
miel de manuka.

En relación a las ganancias, Fletcher dijo que es difícil
cuantificarlas, dado que los productores son habitualmente pequeños o
firmas privadas que no se transan en bolsa como para tener la
obligación de dar a conocer sus resultados.

La “guerra de la miel”

La miel de manuka proviene del néctar del arbusto del mismo nombre
(Leptospermum Scoparium), que crece en estado salvaje en ciertas zonas
de Nueva Zelandia y Australia.

¿Pero quién es el verdadero dueño de la marca? Existe una disputa
legal entre Nueva Zelanda y Australia por el derecho a utilizar la
palabra “manuka” como marca propia. Esta “guerra de la miel” nació
porque el arbusto crece en ambos países y la miel que proviene de sus
flores tiene exactamente las mismas características.

El problema es que la palabra manuka es de origen maorí —como se
conoce a los aborígenes y a la lengua malayopolinesia que se habla en
Nueva Zelanda— y, por lo tanto, los productores neozelandeses reclaman
su derecho a la comercialización.

El enfrentamiento ha llegado tan alto, que el Consejo Australiano de
la Industria de la Miel de Abeja calificó la pelea como “injusta y
ridícula“.

Pero los neozelandeses creen que la marca les pertenece como una
herencia cultural.

“Los productores australianos quieren adoptar el nombre maorí para
beneficiarse comercialmente de la marca” dijo Fletcher.

En la práctica, la miel de manuka ha contribuido a que el total de las
exportaciones neozelandesas de miel se haya triplicado en los últimos
cinco años, con un aumento de la demanda particularmente de China.

La subida de precio es proporcional a la concentración de MGO del
producto, llegando a US$450 por kilo la versión más concentrada, según
informó el periódico South China Morning Post.

El proceso legal podría ser largo, y mientras se resuelve, ambos
países intentan beneficiarse de la gran demanda a nivel internacional.

En este sentido, los australianos proponen que los productores junten
sus esfuerzos para potenciar el mercado, algo que los neozelandeses no
están dispuestos a transar.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Características Vídeo