sábado , 13 agosto 2022

Los chapulines podrían salvar la vida de personas de escasos recursos

En México como en varios países del mundo, es una tradición comer
insectos; estos brindan grandes beneficios al organismo, pues
concentran altas cantidades de nutrientes.

Uno de estos bichos comestibles son los chapulines o grillos, que
triplican la cantidad de proteínas que aporta el pollo y la res, por
lo que su consumo resulta una alternativa ante comunidades en
situación vulnerable y que presentan problemas de desnutrición.

La especie “Acheta domesticus” aporta 69 gramos de proteínas por cada
100 gramos.

En contraste, las carnes animales brindan solo 22 gramos de este
nutriente, en la misma cantidad. Asimismo, los aminoácidos de los
insectos son absorbidos en el cuerpo de manera eficiente, lo cual no
acurre con la carne.

También, hay que resaltar que la producción de los chapulines no daña
el ecosistema, pues consumirlos no modifica su gran población.

A comparación del pollo y res, que provocan un desequilibrio y que en
muchas ocasiones, se acelera su crecimiento para abastecer la demanda;
solo se requiere de en cambiar agua y comprobar su higiene en las
jaulas donde crecen.

Las comunidades con alto porcentaje de pobreza presentan como
consecuencia niveles altos de desnutrición, pues la carne es uno de
los alimentos a los que es más difícil acceder por su alto precio.

Por lo que el consumir insectos resultaría una alternativa para hacer
frente a esta problemática. Y aunque esta propuesta suena perfecta, la
investigadora cree que una de las grandes desventajas es el “prejuicio
que tiene la sociedad a la hora de consumirlos”.

Además de que en México es muy baja la microganadería de chapulines,
por lo que sería un reto reproducirlos, pues estos insectos tienen una
vida fértil de tres a seis meses.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*