domingo , 2 octubre 2022

Hacía 15 años que Marte no estaba tan cerca de la Tierra

Hace algo menos de una semana, Marte volvía a acaparar las portadas de
los periódicos de medio mundo. La razón no era la tormenta de polvo
que envuelve al planeta rojo desde hace semanas —y que ha puesto en
peligro al róver Opportunity—. En esta ocasión su impacto mediático se
debía al hallazgo de un enorme lago de agua líquida en Marte, de
veinte kilómetros de extensión, que reabría las esperanzas de
encontrar huellas de vida pasada o presente.

Marte se encuentra a la mínima distancia posible de la Tierra. Ambos
planetas tienen una órbita elíptica alrededor del Sol y están
ligeramente inclinados el uno sobre el otro. Según la NASA, la
distancia más pequeña a la que pueden encontrarse es de 54,56 millones
kilómetros (33,9 millones de millas). Hoy la Tierra y Marte se
situarán a una distancia de 0,385 unidades astronómicas (UA), de
acuerdo con el Observatorio Astronómico Nacional, que equivale a 57,6
millones de kilómetros (35,8 millones de millas).

Marte estará en el punto más cercano a la Tierra de los últimos quince
años. Su proximidad hace que el planeta rojo se vuelva más brillante,
motivo por el cual, durante el pasado eclipse de Luna del viernes 27
de julio, se podía apreciar un punto rojizo en el cielo. Sin embargo,
no estará tan cerca como el 27 de agosto de 2003, cuando se localizó a
55,7 millones de kilómetros, la distancia más pequeña que alcanzó el
planeta rojo en 60.000 años. Esta mínima distancia histórica no se
repetirá hasta el 28 de agosto de 2287.

Por qué Marte está más cerca de la Tierra

El planeta rojo está en oposición a la Tierra, un momento en el que
ambos mundos se encuentran alineados con respecto al Sol, lo que
facilita su observación. Si Marte y la Tierra tuvieran órbitas
circulares, la distancia que mantendrían entre sí sería siempre la
misma. Sin embargo, ambos planetas cuentan con una trayectoria
elíptica, parecida a la forma de un huevo, en su recorrido alrededor
del Sol. Esto hace que, en ocasiones, su distancia sea de algo más de
cincuenta millones de kilómetros y, otras veces, estén separados por
cien millones de kilómetros.

Además, según explica la NASA, el tirón gravitacional cambia
ligeramente sus órbitas, algo que ocurre especialmente en Marte por
culpa de la influencia de Júpiter, el planeta más grande del sistema
solar. Cuando el planeta se sitúa tan próximo a la Tierra, aparece
como un punto rojizo muy brillante en el cielo, que se puede observar
con telescopios e incluso a simple vista. Esta «vista excepcional» de
Marte sucede una o dos veces cada quince o diecisiete años, a pesar de
que el planeta rojo se sitúe en oposición con la Tierra cada dos años
y cincuenta días.

Durante el acercamiento del planeta rojo, no veremos al planeta rojo
tan grande como la Luna. Esta afirmación es un bulo que comenzó a
circular por internet en 2003 y que hoy continúa propagándose en las
redes sociales. Si el mensaje fuera cierto, la humanidad tendría un
problema debido a los tirones gravitacionales que se producirían entre
la Tierra, la Luna y Marte, explican desde la NASA. Lo cierto es que
el satélite se encuentra a algo más de 300.000 kilómetros, mucho más
cerca de la distancia que nos separa del planeta rojo.

Para ver Marte en el cielo, debemos buscar la constelación de
Capricornio, a la izquierda de Sagitario, donde se situará el planeta
rojo este verano. Esta región, cuentan los especialistas en
astronomía, no se caracteriza por tener estrellas muy brillantes, lo
que facilitará la observación de Marte a simple vista. Durante las
primeras horas de la noche, estará hacia el horizonte sudeste. En el
caso de que nos perdamos esta distancia mínima entre Marte y la
Tierra, podremos disfrutar de un nuevo encuentro cercano el 6 de
octubre de 2020.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*