miércoles , 5 octubre 2022

Con lo que dejas del elote, ellos hacen vasos y bolsas ‘verdes’

Carlos Camacho cursaba el cuarto semestre de ingeniería industrial en
la Universidad Anáhuac, cuando en una tarea encontró la inspiración
para crear Ecoshell, una compañía que fabrica desechables
biodegradables con desperdicios de elote.

“El maíz tiene propiedades muy similares a las del plástico y
encontramos que era un producto que podía competir muy bien tanto en
costos como en calidad para ofrecer una alternativa sustentable que
reemplazara al plástico y al unicel”, asegura el fundador.

Para crear estos productos biodegradables se tritura el desperdicio,
se mete a unas licuadoras, se mezcla con un biopolímero (almidón) que
tiene la función de entrelazar las texturas y cadenas de maíz, se
funde, se peletiza (creación de unas minipelotas) y se meten a las
máquinas, explica Camacho.

“Recuerdo que un maestro nos contaba sobre las bolsas biodegradables,
así que investigué en internet lo que se necesitaba para hacerlas,
conseguí socios para poder ir a Japón en busca de una máquina especial
para fabricar este tipo de bolsas y así comenzó todo”, cuenta Camacho.

“Los productos no se rompen fácilmente, los puedes meter al micro, no
sueltan partículas tóxicas y se degradan en un tiempo de 90 a 240
díasdependiendo de las condiciones en donde esté. Si lo pones con
alimentos orgánicos se degradan más rápido”.

A la par del desarrollo de las bolsas biodegradables, Ecoshell también
empezó a fabricar vasos, platos y cubiertos a base de olote (lo que
queda después de que te comes un elote).

En 2009, Ecoshell tuvo a su primer cliente: Wal-Mart, al que hoy en
día le vende 300 cajas por semana. También tiene entre sus compradores
a Olive Garden, Wings, One, Fiesta Americana, Mayan Palace, Chedraui,
Superama y Farmacias San Pablo.


Los productos biodegradables sólo representan el 2 por ciento del
mercado de desechables
Carlos CamachoFundador de Ecoshell

Actualmente, la firma usa al mes 2 mil toneladas de olote para
producir entre 10 y 15 millones productos.

“En Ecoshell llevamos diez años probando diferentes materias primas
como la caña de azúcar, pero la del olote es de la que más
aplicaciones podemos hacer porque no se filtra el agua y en los de
caña de azúcar sí se llega a filtrar”, dice el empresario.

“Todo lo que usamos es del desperdicio. Un producto sustentable no usa
un alimento o planta como tal para producir un bioplástico”.

La compañía tiene presencia en México, Estados Unidos, Jamaica,
República Dominicana, Guatemala y Chile. Su mercado principal es
México, en donde tiene una planta en el Estado de México, nueve
centros de distribución y 18 bodegas, y busca llegar próximamente al
mercado europeo.

Camacho afirma que no es difícil producir este tipo de desechables, lo
difícil es que el mercado los acepte. “Si comparamos, el unicel es muy
barato y lleva mucho en el mercado; la gente está muy acostumbrada y
no es fácil que quieran cambiar a un producto ecológico. Los productos
biodegradables sólo representan el 2 por ciento del mercado de
desechables”.

El empresario dice que todavía no existe ningún apoyo gubernamental y
resalta que apenas se están empezando a hacer legislaciones como la de
la prohibición de popotes.

“El gobierno va un poco más retrasado y no hay incentivos para
productos ecológicos. Querétaro, Veracruz y recientemente Guadalajara,
son los más avanzados en el tema”, remata Camacho.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*