viernes , 30 septiembre 2022

Avistan vaquitas marinas bebés en costas mexicanas

Científicos involucrados en la conservación de la vaquita
marinarealizaron una expedición del 24 de septiembre al 4 de octubre,
en el Alto Golfo de California , y pudieron comprobar que la especie
se continúa reproduciendo. Una esperanza de que su población se
recupere.

Los especialistas observaron dos ejemplares el 25 de septiembre, una
madre con su cría; para el 27 del mismo mes, pudieron ver a dos
vaquitas marinas adultas, y el 28 observaron a un grupo de entre
cuatro y seis animales, de los cuales uno era una cría.

El director general del Museo de la Ballena, Diego Ruiz Sabio,
reconoció que el principal problema de la especie es la delincuencia
organizada, la cual “simplemente nos rebasa”, por lo que destacó que
el problema se solucionará con el apoyo integral de las autoridades y
la población.

Hasta el año pasado, se estimó que únicamente quedaban 30 ejemplares
de la vaquita marina, y de ellos se han reportado diversas muertes por
captura en redes, de ahí la urgencia de sumar esfuerzos para evitar su
desaparición, explicó el directivo.

No obstante, los últimos monitoreos dieron «señales de esperanza», ya
que se detectaron al menos entre siete a 10 ejemplares en tres
avistamientos diferentes y los cuales mostraban un excelente estado de
salud.

De hecho, aseguró, entre los nuevos hallazgos se determinó que existe
la posibilidad de que los nuevos ejemplares se reproduzcan no cada dos
años, sino cada año, de ahí que eliminar los factores de estrés que
generan su muerte ayudaría a su recuperación.

Hasta ahora, dijo, el 100 por ciento de las muertes registradas de la
especie han sido por causa de redes de pesca, por lo que si se elimina
este factor, es seguro que la especie se recupere, ya que su
ecosistema no presenta otro tipo de estrés que ponga en peligro su
vida.

Al respecto, el responsable del Programa de Monitorización Acústica de
vaquita marina del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático
(INECC), Armando Jaramillo Legorreta, reveló que este monitoreo hoy
constituye una herramienta elemental que permite detectar la presencia
de este mamífero marino sin estresarlo.

Aseguró que es tal la precisión del sistema, que hoy es posible ubicar
a los ejemplares incluso antes de partir en su búsqueda, de ahí que
fueron posibles tres avistamientos durante la última expedición.

Coincidió en que el principal problema que afecta a la vaquita marina
es la pesca ilegal y que rebasa a la acciones para impedir su
realización, por lo que consideró que lo ideal es que se impida el
acceso de embarcaciones al polígono en que habita la especie, sobre
todo ahora que está por empezar la temporada de totoaba.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*