martes , 4 agosto 2020
Islandia reclama a Dinamarca valiosos manuscritos medievales

Islandia reclama a Dinamarca valiosos manuscritos medievales

Islandia reclama a Dinamarca inestimables manuscritos medievales que
cuentan historias de vikingos, reyes y dioses, legados en el siglo
XVIII por un erudito islandés a la universidad de Copenhague.

Los textos, inscritos en el registro Memoria del Mundo de la Unesco en
2009, son “la colección más importante del mundo de antiguos
manuscritos escandinavos”, el más viejo de los cuales data del siglo
XII, según la agencia de la ONU.

Una parte de la Colección Arnamagneana, directamente vinculada a la
historia islandesa, fue transferida a Reikiavik. El resto, unos mil
400 documentos, se encuentra celosamente guardado en una caja fuerte
en la universidad de Copenhague.

La joya de la colección es un ejemplar casi completo de la saga
(crónica) de los reyes noruegos “Heimskringla”, escrita en nórdico
antiguo en el siglo XIII por el historiador y poeta islandés Snorri
Sturluson, que data aproximadamente de 1225.

Contrariamente a muchos manuscritos islandeses medievales con
ornamentos casi siempre rudimentarios, esta copiosa obra, salpicada de
ilustraciones, está ricamente decorada con iniciales en rojo y otros
colores en la primera palabra al comienzo de cada párrafo.

La colección debe su nombre a Arni Magnusson, historidor y filólogo
nacido en la isla del Atlántico norte en 1663, quien muriera en la
capital danesa en 1730 legando por la vía testamentaria los
aproximadamente 3 mil manuscritos a la universidad de Copenhague.

Cada “codex” de éstos en préstamo es asegurado en unos 5 millones de
coronas danesas (unos 670 mil euros).

Una historia común

En los años 1960, deseosa de establecer relaciones amistosas con su
excolonia, Dinamarca accedió desinteresadamente a un recurrente pedido
islandés de que entregase parte de esta colección.

En aplicación de un tratado firmado en 1965, más de la mitad de las
obras fueron enviadas a Islandia entre 1971 y 1997, pero la ministra
de Cultura y Educación islandesa, Lilja Alfredsdottir, quiere obtener
una mayor parte de este conjunto.

“Es importante que haya un mayor número de manuscritos en Islandia”,
indicó a la AFP.

Y podrían ser conservados en un futuro edificio consagrado a la lengua
islandesa, de esta manera serían más accesibles para el público,
añade.

En cambio, para Matthew Driscoll, profesor de filología nórdica
antigua y responsable de la colección, los manuscritos restantes
constituyen parte del patrimonio cultural danés.

De hecho, los países escandinavos comparten una historia conjunta y,
por lo tanto, un relato en común. La pequeña isla subártica que se
convertiría en Islandia fue primero colonizada por los noruegos para
después convertirse en danesa hasta su independencia, en 1944, Noruega
fue también danesa y una parte de Suecia…

Amenazas sobre la investigación

En total, unos 3 mil manuscritos islandeses se encuentran diseminados
en todo el mundo, y para Driscoll y muchos de sus colegas sería más
prudente interesarse más en aquellos preservados fuera de Copenhague.

La universidad coopera estrechamente con Reikiavik, y ha digitalizado
las obras enteras, que están a disposición de los investigadores,
destaca el académico.

“No se trata de objetos que fueran obtenidos ilegalmente o robados.
Arni era el propietario de estos manuscritos, ya fueran obsequiados o
comprados, y los legó por completo de manera lícita a la universidad
de Copenhague”, aboga.

Inclusive, en Islandia la transferencia de textos no es algo fácil de concretar.

“Estoy absolutamente de acuerdo con la ministra en cuanto a la
necesidad de hacer visible la herencia de nuestro patrimonio cultural
para las generaciones venideras, pero creo que podemos hacerlo en
colaboración con el Instituto Arnamagneano de Copenhague”, opina
Haraldur Bernhardsson, profesor de estudios medievales en la
universidad de Islandia.

Puesto que para la comunidad universitaria, compilar todas las obras
islandesas en Reikiavik complicaría la investigación de la filología
nórdica, reduciendo ‘de facto’ el número de personas que la estudian.

“Si realmente se quiere reclamar manuscritos islandeses conservados en
el exterior, entonces que brinde prioridad a aquellos que no son
estudiados, algo que claramente no es el caso de la colección de Arni
Magnusson”, advierte Bernhardsson.

La ministra islandesa y su homóloga danesa, encargada de la enseñanza
superior, Ane Halsboe-Jørgensen, crearon un grupo de trabajo para
intentar resolver este diferendo.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Características Vídeo