viernes , 15 noviembre 2019
Hallazgo en Tultepec confirma cacería prehistórica de mamuts

Hallazgo en Tultepec confirma cacería prehistórica de mamuts

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó del
hallazgo de trampas prehistóricas para la caza de mamuts en el poblado
de San Antonio Xahuento, de las cuales, investigadores rescataron 824
huesos de al menos 14 ejemplares, y el hallazgo confirma que hace más
de 14 mil años hubo presencia de grupos humanos en el continente
americano, que, en una acción estratégica y organizada, cazaban a los
grandes herbívoros.

Pedro Francisco Sánchez Nava, coordinador nacional de Arqueología del
INAH, planteó que las imágenes que muchos compartimos en libros de
texto y que se tenían como hipótesis de que “bandas humanas”
efectuaban la caza de mamuts en suelo pantanoso, es confirmada con el
hallazgo de la “línea de fosas” encontradas en este municipio y que,
el descubrimiento, es “parteaguas” en la prehistoria del continente
americano.

Planteó que las investigaciones confirman que grupos humanos sí
efectuaban la caza de mamuts, era algo sistemático, organizado y
estructurado, para el aprovechamiento de carne, pieles, huesos y grasa
de los grandes ejemplares.

En el sitio denominado “Tultepec 2” fueron encontrados elementos que
confirman la construcción de fosas en la orilla del ex lago de
Xaltocan.

Sánchez Nava, Salvador Pulido Méndez y Luis Córdoba Barradas -los dos
últimos, director de Salvamento Arqueológico y arqueólogo responsable
de las excavaciones del INAH, respectivamente-, ofrecieron este
miércoles una conferencia de prensa en la cual dijeron que “Tultepec
2” es el hallazgo paleontológico más importante del país, por la gran
cantidad de restos óseos de mamut y su relación con grupos de
cazadores.

Luis Córdoba Barradas explicó que, durante las excavaciones, fueron
quedando al descubierto una serie de fosas con cortes verticales, de
muros de 90 grados de inclinación, de un metro 70 de profundidad y 25
metros de diámetro, que fueron construidas a propósito para atrapar,
matar y destazar mamuts.

Córdoba planteó que las trampas prehistóricas tienen una antigüedad de
más de 15 mil años, que fueron excavadas en suelo arcilloso del ex
lago de Xaltocan, en la parte baja del cerro de Tultepec, donde
probablemente se habría establecido un asentamiento de cazadores.

Dijo que la presencia de mamuts en la cuenca del Valle de México
coincide con el momento de la gran erupción del volcán Popocatépetl de
hace 14 mil 700 años; pues en los estratos de suelo de las
excavaciones y en restos óseos de mamut, se advierte ceniza volcánica,
que permite plantear que, en ese momento, incluso, hubo migración de
animales del oriente al poniente del Valle de México.

El arqueólogo comentó que aún se trabaja en una franja de 130 metros
donde se siguen extrayendo restos de huesos de mamut, no completos, si
acaso uno de los ejemplares tendría las tres cuartas partes de su
estructura ósea; detalló que dentro de las fosas se encontraron
fémures, vértebras, pelvis, escápulas y defensas, que son extraídas
con cuidado y llevadas a bodegas del Museo de El Mamut, ubicado en el
barrio de San Rafael.

Detalló que se parte de los huesos de los grandes ejemplares, fueron
empleados como herramienta para destazar a los mismos animales dentro
de las fosas de cacería, pues a cinco esqueletos les fueron extraídas
parte de las costillas, que eran empleadas para recargarse y cortar
carne; asimismo, una “ulna” (el cúbito de un hueso largo) está pulida
y posiblemente era empleada para retirar grasa de la piel.

Al parecer el mamut, del cual se recuperó dos tercios de su osamenta,
era un ejemplar grande y fuerte que habría sido perseguido en varias
ocasiones por bandas de cazadores, pues tenía marcas de ataque e
incluso una de sus defensas (colmillos) está más chico que el otro; se
presume que, al ser atrapado y asesinado, sus depredadores debieron
rendirle una especie de respeto debido a que sus huesos estaban
acomodados de manera particular, diferente a los demás.

Salvador Pulido Méndez, director de Salvamento Arqueológico, planteó
que “todavía tenemos mucho que investigar en esta zona, espero
tengamos recursos suficientes y las posibilidades reales para ampliar
una investigación que abarque más allá de los huesos de mamut
localizados aquí, que es una huella muy importante del desarrollo de
la humanidad en este lugar en particular”.

Insistió que sería importante trasladar las investigaciones hacia la
parte baja de la Loma de Tultepec, zona cerril aledaña al ex lago de
Xaltocan, donde podría haber indicios del asentamiento humano de
cazadores que se estableció en la región y que sería reveladora de
todo el hábitat y costumbres de la caza de mamut en un determinado
momento.

El alcalde de Tultepec, Armando Portuguez Fuentes, planteó que el
predio en cuestión era acondicionado para ampliar el relleno sanitario
municipal, cuando se efectuó el hallazgo de las osamentas y el hecho
fue reportado al INAH, ahora habrá que esperar cual será el destino
del paraje.

Durante la conferencia, se informó que el sitio de investigación
“Tultepec 2” se localiza a diez kilómetros del proyecto de Aeropuerto
de Santa Lucía, donde también se realizan investigaciones
arqueológicas, y no se descartó que como parte de la región, en dicho
lugar se localicen restos óseos de mamuts.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Características Vídeo