domingo , 2 octubre 2022

Exposición de Frida Kahlo en Museo V&A atrae a miles

La exposición de Frida Kahlo Making Her Self Up (Inventándose a sí
misma) es una de las más populares del Museo V&A, en Reino Unido.
Hasta el momento se han vendido 60 mil entradas, rebasando las
expectativas iniciales de los organizadores.

El museo de diseño y artes decorativas más grande del mundo dedica
varias salas para revalorar la figura de una de las pintoras mexicanas
más importantes del siglo XX, quien se ha convertido en un ícono
mundial a 64 años de su muerte.

Una de las curadoras de la muestra, Ana Barza Ruiz, señaló que la
reacción ha sido muy positiva y mucha gente está interesada en la
exposición.

“Frida Kahlo es alguien que atrae a diferentes tipos de personas a la
exposición, desde gente joven hasta gente mayor y es alguien que es un
ícono popular en todo el mundo”, destacó.

Personas de todas las edades se maravillan con la transformación de
Kahlo desde su vestido de primera comunión a la edad de 10 años o
cuando aparece vestida como hombre en una foto de familia a los 14
años de edad.

“Vemos cómo la relación con la fotografía evoluciona conforme ella va
creciendo y cómo la usa de manera subversiva en la forma en que se
viste y se proyecta desde una edad muy temprana hasta el final de su
vida. Nunca sigue las reglas de la sociedad”, explicó la curadora.

Las fotografías de la primera parte de su vida fueron tomadas por su
padre Guillermo Kahlo Kaufmann, quien fue un fotógrafo alemán que
emigró a México en el siglo XIX.

Un aparador luce los coloridos vestidos típicos de Frida Kahlo,
destacando en el centro un traje de tehuana. “El más popular es el que
está en el medio del aparador porque es el mismo vestido que vemos en
la fotografía de Nickolas Murray. Las fotografías de Murray han
trascendido su propia época y produjo las fotografías más
sobresalientes de Frida Kahlo”, aseguró la experta.

El Museo V&A presenta un trío de fotografías de Nickolas Murray, con
quien Frida Kahlo mantuvo una relación amorosa intermitente durante
una década. Los tres retratos fueron tomados entre 1938 y 1940 en
Coyoacán, en México, y en la ciudad de Nueva York.

En las imágenes la pintora mexicana aparece ataviada con flores
multicolor y su rebozo predilecto color rosa mexicano o magenta,
accesorios que ayudaron a construir la icónica imagen que ha dado la
vuelta al mundo.

“Creo que aún es relevante. Era alguien que estaba adelantada a sus
tiempos. Sigue contribuyendo a temas que están sobre la mesa y no se
hubiera hablado del feminismo en esa época, o identidad mixta, temas
que se siguen discutiendo ahora en la academia y en el activismo”,
puntualizó Barza Ruiz.

Frida Kahlo es presentada en esta exposición como una persona que
nunca siguió las convenciones sociales de su época, sino que fue
alguien que creó de manera consciente su propia imagen pública.

La exposición revela sus más íntimas pertenencias como una pierna
prostética, los corsets decorados con el pincel de Kahlo y el labial
rojo de la marca Revlon, artículos que tras su muerte en 1954
permanecieron 50 años bajo llave en La Casa Azul de Coyoacán.

Las vitrinas de la muestra emulan la cama en la que la pintora estuvo
postrada tras un accidente en trolebús a los 18 años de edad. La cama
estaba acondicionada con un espejo que reflejaba su imagen y que le
permitió crear sus primeras pinturas.

Otra vitrina presenta los medicamentos de Kahlo, entre ellos los
opioides que utilizaba para dormir y para aliviar el dolor físico que
experimentó a lo largo de su vida.

La muestra revela el sufrimiento físico de la pintora, así como su
fascinación por las prendas de Tehuana como rebozos, huipiles y
collares tipo prehispánicos con los que fue retratados y que luce en
sus famosos autorretratos.

La exposición estará abierta hasta el 4 de noviembre en el museo, que
será la sede de la tradicional celebración del Día de Muertos.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*