miércoles , 5 octubre 2022

El obispo de la Diócesis de Laredo, James Tamayo, junto con el alcalde de Laredo, Pete Sáenz y el corredor universitario de TAMIU, Marco Hernández, recibieron la Antorcha Guadalupana, a mitad de Puente Internacional Número Uno, de su contra parte mexicana, para ser llevada a la Ciudad de Nueva York, mediante relevos a pie, gente corriendo en carretera. Viene de la Basílica de Guadalupe en Ciudad de México e irá a la catedral neoyorquina, a donde deberá llegar antes del 12 de diciembre, aniversario de la virgen de Guadalupe. Se trata de unir a los pueblos latinos en pro de la tradición guadalupana, alimentar y continuar el fervor por la veneración a La Morena Del Tepeyac. Tamayo, Sáenz y la grey católica de Laredo, llevaron en carrera a la iglesia de Guadalupe, esta antorcha, para una misa y de ahí a guardarse, para que este jueves, parta a Hebbronville, luego a Corpus Christi, de ahí a Houston y así hasta la urbe de hierro. Es la quincuagésima novena ocasión que es acogida y que pasa por ambos Laredo, con ceremonia a mitad de puente internacional. A través de una marcha el obispo de Laredo, Texas, Jaime Tamayo, entregó personalmente la antorcha a Marco Hernández y un grupo de corredores, para que se trasladaran a la iglesia de Guadalupe, en el barrio del mismo nombre. Los matlachines dieron realce a la gran fiesta, que inició en Catedral San Agustín, desde antes de ir a mitad de la plancha binacional, llamada Puerta De Las Américas.

El gobierno de la República, por conducto de la Secretaría de Cultura,
dio a conocer ayer los nombres de los ganadores de los Premios
Nacionales de Artes y Literatura 2018.

En el campo de Lingüística y Literatura se reconoce la trayectoria de
la escritora, ensayista y poeta Angelina Muñiz-Huberman (Hyères,
Francia, 1936), ‘‘por sus investigaciones en literatura hispanohebrea
medieval, novela neohistórica, estudios de la mística sefaradí en la
literatura mexicana y por la creación del género de las
seudomemorias”.

En Bellas Artes la galardonada es la coreógrafa Rossana Filomarino
(Roma, 1945), una de las figuras más sólidas de la danza contemporánea
del país.

En Historia, Ciencias Sociales y Filosofía se entregará al antropólogo
Salomón Nahmad y Sittón (Ciudad de México, 1935), quien colaboró con
Erich Fromm en la investigación sobre la sicología de la madre
mexicana, y en Artes y Tradiciones Populares se distingue a la maestra
Leonor Farldow Espinoza (Arroyo de León, BC, 1936), ‘‘por su labor
social, política, de investigación y gestión cultural que ha
contribuido a preservar y difundir las tradiciones del pueblo kiliwa
en Baja California”, se explica en un comunicado.

Los premios se entregarán el lunes 29, en la residencia oficial de Los
Pinos, la última que encabezará el presidente Enrique Peña Nieto.

Sorprender a los lectores; exilio y vivir en México

Muñiz-Huberman dijo en entrevista, que recibe la noticia del premio
‘‘con la idea de que la responsabilidad es muy grande. Tengo que
seguir escribiendo para no defraudar a mis lectores y seguirlos
sorprendiendo. Siento ahora que debo hacer mejores cosas”.

La escritora, cuya obra se ha traducido a varios idiomas y ha sido
distinguida con premios como el Xavier Villaurrutia y el Internacional
de Novela Sor Juana Inés de la Cruz, trabaja en una historia inspirada
en su vida, ‘‘que es la de todos los extranjeros que han llegado a
México durante el siglo XX, huyendo de dictaduras, persecuciones, y
que hasta la fecha sigue ocurriendo. Escribo sobre este México
protector y receptor de personas con problemas, cómo se adaptan o no,
su melancolía, sus recuerdos, la vida día a día.

‘‘Me interesa en estos momentos describir esa idea, la cual tuve hace
años y tardó en madurar, por lo que está sucediendo no sólo en el país
sino en diversos lugares del mundo: la desesperación de poder seguir
adelante con la vida.

‘‘Desde pequeña he estado en esa situación de tratar de combinar dos
mundos: el del exilio y lo que vivo en México. He tratado de
instaurarlo, casi por primera vez, en la literatura mexicana, y su
relación con las artes, la pintura y la música, con ese ritmo que
lleva uno dentro del corazón, que es todo el conjunto de esta unión.”

Trayectoria dancística de 53 años ininterrumpidos

La bailarina Rossana Filomarino, quien tiene un quehacer dancístico
ininterrumpido de 53 años, forjadora de varias generaciones y creadora
de más de 70 coreografías, dijo a este diario, a propósito del
reconocimiento que le otorga el gobierno de la República: ‘‘Creo que
he llegado a un buen nivel. Espero que este premio me ayude a realizar
dos proyectos: uno es tratar de conseguir una gira con obras de gran
formato, que fueron las que presenté en mi reconocimiento por 50 años
de trayectoria.

‘‘Quiero presentarlas con un elenco de 14 bailarines, lo cual es muy
difícil al día de hoy, pues hay que conseguir teatros grandes. Es casi
el último deseo de este tipo de danza.

‘‘También quiero continuar con mis pequeños solos que han tenido mucho
éxito y mucha repercusión en el público; son seguidos de charlas y
conferencias, es decir, hay un acercamiento íntimo con los
espectadores, dirigido básicamente a los jóvenes.

‘‘Quiero dar pláticas, hace tiempo lo hice mucho invitada por
instituciones; el resultado fue que los asistentes descubrían maneras
de vida que no sospechaban, por ejemplo, que se puede ser tan intenso.
Ahorita es un momento importante para ese tipo de trabajo, por la
situación que vive el país.

‘‘He tenido muchos premios, reconocimientos y apoyos, lo agradezco
porque ha hecho más fácil mi carrera, pero nunca me he dormido en mis
laureles, siempre he utilizado todo para el mejor rendimiento posible.
Espero hacerlo todavía, mientras las fuerzas me asistan.”

Sobre todo, Rossana Filomarino considera su premio nacional como un
reconocimiento al arte dancístico, ‘‘porque sentía que la danza había
sido muy abandonada, ya que sólo hemos tenido cuatro premios
nacionales desde la creación de este galardón (1945), y hay muchas
personas a lo largo de la historia que lo hubieran merecido y que ya
no están con nosotros; también hay muchos que vienen después de mí que
tienen los méritos.

‘‘Lo que pasa es que la danza no es un arte masivo, no tiene el gran
público de la literatura o el cine. Por eso siento que este
reconocimiento a mi persona es para todo el gremio. Hace mucha falta
que la danza esté más enarbolada como arte”, concluyó la artista.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*