viernes , 30 septiembre 2022

El enigma de la desaparición del cuadro más caro del mundo

¿Dónde se encuentra el cuadro más caro del mundo? El Salvator Mundi de
Leonardo da Vinci, subastado por 450 millones de dólares en 2017,
sigue en paradero desconocido cuando se cumplen 500 años de la muerte
del genio italiano.

El cuadro de 65 por 45 cm, en el que Cristo emerge de las tinieblas
bendiciendo con una mano el mundo, mientras con la otra sostiene una
esfera transparente, iba a exponerse en septiembre pasado en el museo
Louvre de Abu Dabi, socio de la famosa galería parisina homónima.

Pero la sala emiratí anunció que la exposición de la pintura se
posponía, sin dar más explicaciones.

El Louvre de la capital francesa organiza este otoño boreal una gran
retrospectiva de Leonardo da Vinci, para la cual deseaba exponer la
obra. «El Louvre solicitó al Departamento de Cultura y Turismo de Abu
Dabi el préstamo del cuadro», confirmó el museo a la AFP. Pero «aún no
tuvimos respuesta», añadió.

Aún hoy no se sabe oficialmente quién compró el cuadro.

Según The Wall Street Journal, el comprador sería el príncipe saudí
Badr bin Abdalá, quien habría actuado en nombre del poderoso príncipe
heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán (MBS), quien nunca
confirmó ni desmintió esta información.

En opinión de Artprice, líder mundial de bases de datos sobre
cotización de arte, los ulemas (teólogos) de la universidad Al Azhar
de El Cairo habrían recomendado a MBS no mostrarse con el cuadro por
motivos religiosos: el cuadro presenta a Jesús como salvador del
mundo, es decir, como Dios, cuya representación es imposible para el
Islam.

Otras fuentes, incluidos historiadores de las religiones, comparte esta opinión.

Paternidad cuestionada

El ministerio de Cultura y Turismo emiratí no quiso responder a las
preguntas de la AFP y se limitó a asegurar que son «propietarios» del
cuadro.

Tampoco quiso el Consejo Internacional de Museos, que registra el
depósito de obras en los museos, confirmar o desmentir si se realizó
un procedimiento entre el Louvre de Abu Dabi y el propietario del
«Salvator Mundi» para oficializar el depósito.

Los expertos interrogados están divididos sobre la localización actual
del cuadro. Algunos hablan del depósito del Louvre de Abu Dabi pero
otros consideran que nunca llegó allí.

Este misterio se suma a las dudas ya existentes sobre la autoría de la
obra, que podría haber sido realizada por discípulos de Da Vinci, y no
por el maestro.

«Algunos detalles no engañan», como la mala ejecución de un dedo –«la
rotación del dedo corazón», «anatómicamente imposible»– siendo Da
Vinci un gran conocedor del cuerpo humano, explica Jacques Franck,
especialista de la técnica pictórica del genio italiano.

«En la época en la que se pintó el cuadro (alrededor de 1500) Leonardo
da Vinci hacía que su taller ejecutara sus obras, tenía muy poco
tiempo», añade.

Daniel Salvatore Schiffer, filósofo del arte y gran conocedor de esta
cuestión, también «niega» la «paternidad del cuadro». «Cuando se
analiza con detalle, nada es de Leonardo», asegura.

Además, «el Salvator Mundi nunca se menciona en la correspondencia de
Leonardo da Vinci» ni en la de sus contemporáneos, explica.

«Da Vinci lo pintó»

Esta polémica, surgida hace más de un siglo, fue reimpulsada
recientemente con la aparición del libro The Last Leonardo, del
historiador de arte inglés Ben Lewis. En él, el autor asegura que la
National Gallery de Londres, que expuso la obra en 2011, no tuvo en
cuenta la opinión de cinco expertos a los que se les pidió
autentificar el cuadro.

Dos de ellos emitieron un «veredicto favorable», otro se opuso y los
dos restantes no se pronunciaron, por lo que la obra fue identificada
como una creación auténtica de Leonardo da Vinci, explica Ben Lewis a
la AFP.

Sin embargo, la National Gallery nunca mencionó las dudas sobre la
autenticidad de la obra.

«Fue complicado venderla, muchos museos no creían en el peritaje», ya
que esta pintura estaba en «malas condiciones», añade.

Dianne Modestini, restauradora del cuadro, dice no «entender las
controversias» y asegura que «Da Vinci lo pintó».

«Cuando me pidieron hacer la restauración no sabía quién había pintado
el cuadro, solo que era un gran artista», explica a la AFP la experta
estadounidense, quien recuerda que cuando examinó la pintura por
primera vez, en abril de 2005,»estaba en un estado lamentable, muy
deteriorada».

Una cuestión geopolítica

Las dudas sobre la autoría habrían «incitado al propietario del
cuadro» a no exponerlo «hasta que los expertos de Leonardo se pongan
de acuerdo sobre su atribución», según Franck.

«Si el Louvre aún no recibió respuesta […] la obra no se expondrá
allí», pronostica, considerando que se trata de una «cuestión
geopolítica».

El Louvre podría «manchar su credibilidad y su reputación» al avalar
una obra sobre la que sigue habiendo dudas, considera también
Schiffer.

El Louvre de Abu Dabi fue inaugurado con gran pompa en noviembre de
2017 por el presidente francés, Emmanuel Macron, y el hombre fuerte de
Emiratos Árabes Unidos, jeque Mohamed bin Zayed al Nahyan.

La asociación entre los dos países prevé que París aporte su
conocimiento, preste obras de arte y organice exposiciones temporales
por mil millones de euros. Solo la concesión del nombre de Louvre
hasta 2037 le aportó 400 millones de euros al museo parisino.

Pero la credibilidad de Christie’s, la casa que organizó la subasta
récord, también está en juego, según los expertos.

«Nosotros nos ceñimos a las exhaustivas investigaciones que condujeron
a la atribución de este cuadro en 2010. Ninguna discusión ni
especulación nueva desde la venta de 2017 en Christie’s nos motivó a
revisar esta posición», indicó a la AFP un portavoz de la casa de
remates.

Y sin resolver el misterio sobre la localización actual del famoso
cuadro, se limitó a confirmar que la obra fue «transferida con éxito»
a sus «nuevos propietarios bajo el control de los expertos
competentes».

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*