miércoles , 10 agosto 2022

Bacon llega a los 49.8 mdd en subasta; María Félix juntó 6.6 mdp

La casa Christie’s subastó, la noche del jueves Study for Portrait de
Francis Bacon por 49.8 millones de dólares, uno de los muchos retratos
que el artista irlandés dedicó a George Dyer, su amante y principal
fuente de inspiración.

La puja de arte contemporáneo, que incluía obras de Warhol, Koons,
Diebenkorn o Still, subastó cerca de 60 lotes por 397 millones de
dólares, y pone el broche a una intensa semana de subastas nocturnas
organizadas por Christie’s y Sotheby’s en la que se vendió arte por
valor de mil 416 millones.

Pintado en 1977, Study for Portrait es uno de los retratos que Bacon
dedicó a su numen, un apuesto ladrón de poca monta con el que mantuvo
una tortuosa relación y que pronto se convirtió en el protagonista de
sus cuadros más codiciados.

La venta estuvo reñida y el precio de martillo superó en 14 millones
el valor estimado, de 30 millones, logrando mejorar los 38.6 millones
que se pagaron en noviembre por otra obra similar de Bacon, Three
studies for a portrait of George Dyer (1963).

La leyenda cuenta que se conocieron cuando Dyer entró a robar en el
apartamento del artista. El joven ladrón, nacido en el seno de una
familia de delincuentes, quedó prendado del éxito del pintor, que a su
vez se enamoró de su vulnerabilidad, pero la relación estuvo marcada
por los excesos y Dyer acabó suicidándose en 1971.

El otro protagonista de la noche fue Warhol, del que se subastaban dos
obras con un valor estimado de 30 millones cada una: Most Wanted Men
No. 11, John Joseph H. Jr, que se quedó en 28.4 millones, y Double
Elvis Ferus Type, que alcanzó los 37 millones. La primera pertenece a
la polémica serie Most Wanted Men (Los hombres más buscados) en la que
Warhol, con motivo de la Feria Mundial de Nueva York en 1964, retrató
a algunos de los criminales más buscados, en este caso un ladrón de 22
años. El retrato de Elvis ya se subastó en 2012 por exactamente la
misma cantidad de esta ocasión.

Otro de los reclamos de la puja fue Play-Doh de Jeff Koons, una
estructura de más de tres metros de alto y ancho que representa una
amalgama de plastilina, que se vendió por 22.8 millones de dólares.

Un Rothko, No 7 (Dark Over Light), alcanzó 30.7 mdd; mientras Ocean
Park #126 de Diebenkorn se subastó por 23.9 mdd; y Untitled XVIII de
Willem de Kooning, por 10.9.

LA MÁS COTIZADA DE LA SEMANA

La obra más cotizada de la semana fue Nu couché, un desnudo pintado
por Amedeo Modigliani en 1917 que Sotheby’s subastó el lunes pasado
por 157.2 millones de dólares y, pese a lo abultado de su precio, no
logró superar el récord del pintor, aunque se convirtió en la más cara
vendida en esta casa de subastas.

Esa misma noche, Sotheby’s subastó Le Repos (1932) por 36.9 mdd, un
retrato que Picasso dedicó a su “musa de oro”, Marie-Thérèse Walter, y
que se vendió por cuatro veces más de lo que consiguió en una subasta
anterior del año 2000.

El martes, Christie’s vendió por 85.8 mdd Suprematist Composition
(1916), una de las joyas del pintor vanguardista ruso Kazimir
Malevich, y una obra del escultor rumano Constantin Brancusi, La jeune
fille sophistiquée (1932), por 71 mdd, implantando un récord para
ambos artistas. Christie’s también subastó por 39.7 mdd un Van Gogh,
Vue de l’asile et de la Chapelle de Saint-Rémy, un retrato del
sanatorio en el que el holandés se recluyó poco antes de su muerte.

El miércoles Sotheby’s vendió por 34.1 mdd Number 32, 1949, óleo de
Jackson Pollock, y Flesh and Spirit, de Jean-Michel Basquiat, en 30.7
mdd, lejos del récord que marcó en 2017, cuando Untitled alcanzó 110.5
mdd, la obra de un autor estadunidense más cara de la historia.

MARÍA FÉLIX JUNTÓ 6.6 MDP

Los retratos María Félix en allégorie des Amériques y María Félix en
vestido de Ferisona, ambos del pintor francés Antoine Tzapoff, fueron
vendidos por un monto de un millón 320 mil y cinco millones 280 mil
pesos, respectivamente, durante una puja celebrada la noche del jueves
en Morton Casa de Subastas, en las Lomas de Chapultepec.

Las obras de quien fuera la última pareja sentimental de la actriz
mexicana María Félix (1914-2002), pintadas en 1997 y 1991-92,
respectivamente, se vendieron rápido, no así la obra temprana de Diego
Rivera titulada Vizcaya, que levantó expectativa en la Subasta de Arte
Latinoamericano, compuesta por un total de 248 lotes y que al final se
quedó sin comprador.

Apenas se anunciaron en la pantalla electrónica las obras de Tzapoff,
los compradores levantaron sus paletas, iniciando así la venta de
ambas piezas, que al final fueron adquiridas por un postor anónimo.

María Félix en allégorie des Amériques, en el que se reconoce a la
actriz ataviada con un penacho, fechado cinco años antes de la muerte
de la mexicana, un acrílico de 64 por 43 centímetros, tenía un precio
estimado de entre 500 y 700 mil pesos y al final incrementó su valor
en 89 por ciento.

Mientras que María Félix en vestido de Ferisona, valuado entre un
millón 200 y un millón 800 mil pesos, incrementó en 290 por ciento.
Ambos retratos no se habían visto de manera pública desde 2007, cuando
fueron vendidos por la casa de subastas Christie’s en NY.

La exhibición estuvo integrada por obras de artistas como Juan
Soriano, Chucho Reyes, Rafael Coronel, Jesús Helguera, Rufino Tamayo,
Miguel Covarrubias, Luis Nishizawa, Raúl Anguiano, Diego Rivera, Juan
O’Gorman, Roberto Montenegro, José Chávez Morado, Santiago Carbonell,
Francisco Eppens, entre otros.

Algunos tuvieron la suerte de ser adquiridos e irse a su nuevo hogar,
mientras que otros tendrán que volver a esperar otra subasta.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*