miércoles , 6 julio 2022
“GANASTE PERO NO SALISTE”

“GANASTE PERO NO SALISTE”

En el “antiguo” Partido Revolucionario Institucional (PRI), las formas para la decisión sobre candidatos a puestos de elección popular dependían del visto bueno de la jefatura política; igual que ahora, aunque se da determinada justificación.
Las cosas ocurrían por así convenir a quien tomaba las decisiones y, por supuesto, en base al “alto interés del partido y de la patria”.
Incluso, en el último momento, se efectuaban cambios de prospecto, contra viento y marea.
En aquel entonces se halaba de la existencia de un gran elector y no había poder humano capaz de modificar la indicación del dedo.
Sobre esa manera unilateral y autoritaria de marcar la línea, se ha dado cuenta copiosamente y las anécdotas han sobrevivido al paso del tiempo.
Como aquella cuando se diputaban la presidencia de un municipio tamaulipeco un par de personajes y que uno de ellos quiso romper el esquema al presionar para que se resolviera la disputa mediante la consulta a la base.
Resulta que los contendientes, cada cual en un lugar, reunieron a sus seguidores para que el responsable del partido hiciera el conteo respectivo y, en función de eso, se conociera al ganador.
Al cierre del procedimiento el resultado arrojó que el animador de la consulta había logrado más seguidores que su contrincante por lo que era seguro asumir la candidatura y, en tanto no había oposición, despacharía en la presidencia.
Sin embargo, a la hora de validar su “hazaña” ante el órgano correspondiente del partido para su respectivo destape de los sectores del instituto, un alto jerarca le comunico la mala nueva: que él no era el candidato.
La explicación fue sencilla, contundente e inobjetable: “ganaste pero no saliste”.
Al paso del tiempo, en otras condiciones, eso le podría pasar a más de uno de los aspirantes a diputados federales, de corte tricolor.
Sucede que en la actualidad, uno de los soportes para ser elegible y merecer el respaldo partidista es que las encuestas ubiquen al prospecto con el mayor porcentaje, en cuanto a las preferencias de los ciudadanos.
El punto es que no es suficiente con aparecer en la cúspide a partir de una muestra determinada y mediante la aplicación de una técnica, así se trate de una serie y de un procedimiento metodológico confiable.
Hay otros factores susceptibles de hacer menos a los porcentajes, entre otros el potencial que pueden tener aquellos prospectos que aparecen en segundo o tercer sitio. Por supuesto que con el aval de la jefatura política.
Otro “asegún” es que el virtual aspirante pueda tener pendientes con la ley o se le comprueben relaciones peligrosas.
En estos casos aplica, nueva cuenta, la frase de antaño: “ganaste pero no saliste”.
Podría darse algo así.
RULETA
Crece la indignación ante los sucesos de Ayotzinapa, no sólo en el estado de Hidalgo, otras entidades del país y el Distrito federal, sino también en naciones europeas, latinoamericanas y entre algunos sectores de los Estados Unidos, incluidos influyentes medios de comunicación.
La exigencia es una: que se encuentre a los desaparecidos y se aplique la ley, sin excusa ni pretexto.
Por ejemplo, en la manifestación en la que habrían participado al menos 50 mil personas, en la ciudad de México, principalmente estudiantes, la consigna que se escuchó en forma reiterada es que vivos se los llevaron, vivos los queremos.
Y si las autoridades federales y estatales no pueden hacer justicia, que se vayan todos, coreaban los manifestantes.
Sin duda se trata de la principal prueba que afronta la federación, ante el empuje de las protestas que van en ascenso.
Aunado a ello a los gobernantes les pesa el hecho de que algunos medios de información, de reconocido prestigio, estén emitiendo críticas por la falta de seguridad y de respeto a los derechos humanos.
Al respecto, el FINANCIAL TIMES, influyente medio entre la cúpula empresarial del mundo, estableció que México requiere seguridad y orden como la reforma económica. Estableció que la desaparición de los 43 estudiantes de Guerrero se ha vuelto un potente recordatorio de la ilegalidad mexicana.
De modo que las autoridades están obligadas a responder a la exigencia nacional y en las que se dan, cada vez más, en el ámbito internacional.
Y mientras más pronto mejor. De lo contrario los efectos, debido a la indignación social, pueden ser impredecibles.
AL CIERRE
Ante las presiones renunció ÁNGEL AGUIRRE RIVERO, gobernador de Guerrero, dada la ingobernabilidad que padece el estado, a raíz de eventos de inseguridad, entre otros la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa y la muerte de seis personas más, entre el 26 y 27 de septiembre en el municipio de Iguala.
Por fin, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), dominado por la corriente Nueva Izquierda o de los “Chuchos”, cedieron a las presiones y entregaron la cabeza del mandatario guerrerense.
Los casi dueños del PRD no quisieron cargar con el costo político de defender alguien indefendible.
De cualquier los perredistas deberán asumir las consecuencias de haberse alejado de las bases por gozar las “mieles del poder”.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*