ES ENTENDIBLE LA DESCONFIANZA

ES ENTENDIBLE LA DESCONFIANZA

La falta de una sociedad más participativa, a través de la denuncia ciudadana, en cuanto al tema de seguridad es por demás entendible.
Y es que el miedo y la falta de confianza en las instituciones y quienes están al frente de éstas, son elementos centrales que inhiben la colaboración de las personas para con la autoridad.
Ocurre que, al paso del tiempo, fue acentuándose la percepción de que las instancias de seguridad y procuración de justicia estaban lejos de actuar en apego a la ley.
Incluso prevalecía la idea de que los grupos delictivos infiltraron dichas áreas desde donde tenían capacidad para maniobrar en favor de sus intereses.
Eso implicaba afectar a personas de bien mientras prevalecía la completa impunidad, sin que alguna instancia de gobierno pusiera un alto a dicho estado de cosas.
Pese a que se sufren, era y sigue siendo un riesgo hablar de secuestros, extorciones, robos y demás ilícitos, que se dan en municipios grandes y pequeños de la entidad.
De modo que no se le puede ni debe echar en cara a las familias tamaulipecas de que no levanten la voz para hacer las denuncias correspondientes, al ser agredidos u observaban alguna irregularidad en el centros de trabajo, áreas habitacionales y negocios.
Por ejemplo, se corría la versión en el sentido de que cuando se recurría a la línea de atención al ciudadana para dar a conocer cierto delito no se actuaba por parte de los representes de la autoridad, pero si se daban represalias en contra del denunciante.
Se supone que en la actualidad y debido a las estrategias coordinadas entre los órdenes de gobierno, esas graves irregularidades se han superado, en gran medida.
Es evidente que falta un largo camino por recorrer en cuanto a la participación de los ciudadanos, en favor de la seguridad, pero hay señales que hablan de una actitud diferente.
Luego entonces, casos como el de Matamoros, en donde se indaga la participación de nueve elementos del grupo Hércules, en la desaparición y asesinato de cuatro jóvenes, a estas alturas no deberían darse.
Porque estamos hablando de policías acreditados, que fueron escogidos para realizar tareas de seguridad en ese municipio. Es decir, en teoría, su labor tendría que ser ejemplar.
Ahí es cuando puede arraigar la duda en relación a en manos de quienes se encuentran tareas tan delicadas como el de proteger la integridad de las personas.
Cierto que no puede generalizarse pero, si se comprueba la participación de integrantes del grupo referido en la privación de la libertad de los jóvenes y sus posteriores asesinatos, tendrá que darse un castigo ejemplar a los culpables y una explicación puntual de parte de parte de los altos mandos de este grupo.
Para empezar, la alcaldesa de Matamoros, LETICIA SALAZAR VÁZQUEZ, está obligada a clarificar los alcances del llamado Grupo Táctico Operativo-Hércules Matamoros (GTOHM), dado a conocer, de manera oficial, el 7 de septiembre pasado.
Se sabe que de la Secretaría de Seguridad Pública sólo dependían en cuanto a lo administrativo, pero ello, de igual manera, deberá delimitarse.
En fin, esperemos que este lamentable asunto se resuelva y aplique la ley. Si es así, pese a que nada puede remediarse con respecto a las muertes de los jóvenes, al menos se hará justicia y, de paso, se abonará a la credibilidad en las instituciones.
RULETA
Una “marcha-oración” realizará la comunidad católica y ciudadanos en general, éste lunes, por las calles de ciudad capital.
La convocatoria la hizo, en tiempo y forma, el Obispo de la Diócesis de Victoria, ANTONIO GONZÁLEZ SÁNCHEZ, al cumplirse un año del secuestro del padre CARLOS ORNELAS, de la parroquia de Jiménez.
Se trata de un evento por los desaparecidos, según lo explicó el jerarca a los representantes de medios. “Ese día vamos hacer una marcha-oración no nada más por el padre, sino por todas las personas desaparecidas. Y a todas las familias que tengan seres queridos desaparecidos las invitamos a que traigan la foto a ésta marcha-oración que iniciará en el patinadero (17 Carrera Torres) y subirá al Santuario”, precisó.
Por cierto, GONZÁLEZ SÁNCHEZ ha declarado que las autoridades no le han informado nada sobre los avances en las indagatorias, en cuanto al padre que fue víctima de secuestro.
Señaló que todavía falta por hacer en relación a la seguridad en tanto continúan registrándose hechos delictivos en Tamaulipas.
“Me parece que la población no ha recuperado la confianza porque por ahí, de vez en cuando, siguen sabiéndose cosas: yo creo que, como dicen los sacerdotes de otro municipios, vivimos una tensa calma”.

Las expectativas para la marcha es que se sumen miles de personas tanto de Victoria como de otras localidades de la entidad, sobre todo de la zona centro.
AL CIERRE
Miles de capitalinos acudieron, desde temprana hora de ayer, a los panteones públicos y privados, para recordar a sus muertos, según lo establece la tradición.
El punto es que mientras se recuerda a los difuntos, los vivos hacen negocio al encarecer las flores, tan socorridas en éstas fechas.
Por su parte los funcionarios de la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), sólo hacen “la finta” de que están pendientes para evitar atracos al bolsillo de la clientela.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*