CUANDO NO SE REGULABAN LAS CAMPAÑAS

CUANDO NO SE REGULABAN LAS CAMPAÑAS

Raúl Hernández Moreno.

Enero 23.

De los 10 partidos autorizados para participar en la elección del 7 de junio, solo dos, el PAN y el PRI, “aprovecharon” el espacio de las pre-campañas. El resto ha optado por esperar a las campañas oficiales, que arrancan el 5 de abril.

Las pre-campañas están tan reguladas, que nos imaginamos que hasta flojera les da a los partidos ejercerlas.

Y no deja de ser curioso que los más afectados con la regulación, además de los partidos, sean los medios electrónicos, los que económicamente más se beneficiaban cuando no había regulación. Y a pesar de que se beneficiaban, eran los principales detractores de la forma en que se realizaban, pues argumentaban que se tiraba mucho dinero en propaganda que terminaba tirada en las calles. A esa condena, también se sumaban los medios impresos.

Hubo un tiempo, por ejemplo, en que el desaparecido PARM meses antes de la elección, pintaba sus siglas en miles de postes de madera y concreto. A su vez el PRI hacía de las campañas toda una fiesta folclórica pues colocaba miles de pasacalles con su emblema, distribuía cientos de miles de artículos publicitarios que iban desde abanicos, tortilleros, bolsas, camisetas, gorras, artículos escolares, mochilas y un largo etcétera.

De este despilfarro solían quejarse los partidos opositores, porque el viejo PRI se apoderaba de todo espacio donde era posible instalar propaganda y era válido en todo espacio, incluidos edificios públicos y en el equipamiento urbano. La distribución era harto inequitativa, pues mientras el PRI repartía 50 mil camisetas, los opositores regalaban 300 o 400.

Cuando Vicente Fox incursionó en la política y desde el Gobierno de Guanajuato empezó a promover sus aspiraciones presidenciales, se aprovecho de la falta de regulación de las campañas y los fines de semana se iba a recorrer el país y a promoverse, con tal éxito que gano la presidencia de la república.

Fue entonces cuando se empezó a regular las campañas y los partidos le quebraron el espinazo a los medios electrónicos, prohibiéndoles vender propaganda a partidos y candidatos, pues ahora es el INE quien se encarga de esta tarea.

Toda esta regulación, sumada a los topes de gastos de campaña y a la fiscalización de los gastos de los partidos, han originado que las campañas cada vez sean menos costosas, pero curiosamente también han traído consigo una reducción en la participación de los ciudadanos.

En 1994, cuando no había regulación de las campañas, la participación ciudadana fue del 77 por ciento; seis años, después bajo a 64; y en el 2006 se ubicó en un 58 por ciento.

En las elecciones estatales la participación rara vez pasa de un 60 por ciento y por lo general suele ubicarse entre un 35 a un 40 por ciento.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*