Queman manifestantes sede del PRI en Guerrero

Manifestantes mexicanos prendieron fuego este martes a la sede del partido oficialista PRI en el estado de Guerrero (sur) y retuvieron horas a un jefe policial en una nueva protesta, que dejó cinco heridos, contra la desaparición de 43 estudiantes posiblemente masacrados.
El incendio se produjo durante la tensa marcha de un millar de maestros sindicalizados y estudiantes provistos de piedras y palos en Chilpancingo, capital de Guerrero, a 275 km de Ciudad de México.
Hubo al menos cinco heridos por impactos de piedra, tres de ellos policías y dos periodistas, entre ellos un colaborador de la AFP, informó la subsecretaría de Protección Civil estatal.
Los manifestantes, en su mayoría encapuchados, se enfrentaron con los policías antimotines y arrojaron cócteles molotov contra la sede del Partido Revolucionario Institucional (PRI) del presidente Enrique Peña Nieto, de la que pudieron escapar los trabajadores.
Ese mismo edificio fue recientemente restaurado después que maestros lo incendiaran el año pasado durante protestas contra una reforma educativa.
En medio de la confrontación, los maestros aseguraron que dos de sus compañeros habían sido detenidos por la policía estatal y, para exigir su liberación, retuvieron al subsecretario de Seguridad Pública del estado, Juan José Gatica, que participaba del operativo policial.
Después de algunas horas, los maestros entregaron al oficial a activistas de un centro de derechos humanos local sin que se confirmara el estado de los dos maestros.
La marcha de Chilpancingo forma parte de la ola de protestas para exigir al gobierno que encuentre a 43 estudiantes desaparecidos la noche del 26 de septiembre en Iguala (Guerrero) cuando fueron atacados por policías que los entregaron a sicarios del cártel local Guerreros Unidos.
La fiscalía teme que los jóvenes hayan sido masacrados. Sicarios han declarado que asesinaron a los jóvenes e incineraron sus cuerpos durante 14 horas en un basurero de la localidad de Cocula, vecina de Iguala, y después arrojaron los restos en bolsas a un río.
Los familiares de las víctimas, que no dan crédito a esta versión y exigen que siga la búsqueda, sostuvieron un encuentro en la tarde en la misma Chilpancingo con Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación (Interior), y Jesús Murillo Karam, fiscal general.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*