miércoles , 6 julio 2022

Son más de cuatro mil muertos

KATMANDÚ.- Calles destruidas y una lluvia incesante. Los socorristas luchan contra las condiciones más adversas tras el terremoto de magnitud 7,8 grados en el Himalaya, en el que de acuerdo con las últimas cifras del Ministerio del Interior murieron 4.138 personas. El sismo también dejó unos 6.800 heridos. Muchos pueblos siguen aislados. Si bien están llegando incesantemente ayudas a Nepal, éstas no siempre llegan a los afectados, dado que al estar destruida la infraestructura es más difícil avanzar.

Los pocos helicópteros activos que trabajan en el país se suelen emplear para el rescate de los alpinistas en el Monte Everest, lo que es objeto de numerosas críticas. Tampoco es fácil hacer llegar víveres al aeropuerto de Katmandú, la capital de Nepal. En la ciudad apenas hay electricidad y naftas y también faltan agua y alimentos. La mayoría de los afectados acampa bajo toldos porque sus viviendas están derruidas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió urgentemente más fondos para prestar ayuda al devastado país. La OMS necesita U$S 5 millones (4,6 millones de euros) para poder financiar su respuesta humanitaria inicial al desastre, informó el organismo de la ONU en Ginebra.

Por el ello la organización pide contribuciones a donantes y países para responder a las necesidades sanitarias más inmediatas.

La OMS ya envió medicamentos y material de ayuda con el que se podría abastecer a 40.000 personas durante tres meses, pero se necesitan más suministros.

La ONU pidió mayores medidas de prevención ante catástrofes naturales. La directora del programa de la ONU para la Reducción de Riesgos de Desastres, Margaretha Wahlström, señaló sin embargo que, en el marco de sus posibilidades, Nepal había intentado prepararse para una catástrofe natural.

Nepal había advertido acerca del riesgo de un devastador terremoto en marzo en la Conferencia Mundial sobre Protección de Catástrofes en la ciudad japonesa de Sendai, donde 180 países aprobaron un acuerdo marco para la reducción de riesgos hasta 2030.

Ayer, las autoridades comenzaron a cremar cadáveres para evitar la propagación de enfermedades .“Las morgues están quedando completamente llenas”, dijo Shankar Koirala, un funcionario de la oficina del primer ministro. Las familias encendieron piras funerarias para los muertos en los pueblos de todo el país.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*