miércoles , 5 octubre 2022

Líder extremista de ataques en Sri Lanka murió en el atentado; confirman autoridades

El extremista esrilanqués Zahran Hashim, considerado una pieza clave
de los atentados islamistas del Domingo de Pascua en Sri Lanka, murió
en el ataque de uno de los hoteles, dijo este viernes el presidente,
anunciando además la dimisión del máximo dirigente policial por los
fallos cometidos.

Con el país aún en situación de alerta, las oraciones del viernes en
las mezquitas se rodearon de estrictas medidas de seguridad.

Las autoridades revisaron el balance de víctimas de 359 a 253 muertos,
alegando que algunos cuerpos mutilados se contaron como dos.

El presidente Maithripala Sirisena explicó que el extremista
esrilanqués Zahran Hashim, pieza clave de los atentados, murió en el
cometido en el hotel de lujo Shangri-La de Colombo.

“Lo que los servicios de inteligencia me dijeron es que Zahran murió
en el ataque del Shangri-La” el domingo por la mañana, dijo a la
prensa.

Las autoridades buscaban activamente Hashim, que llevó a cabo el
ataque con un segundo kamikaze, identificado como “Ilham“, precisó el
jefe de Estado.

Hashim aparecía en un vídeo de reivindicación de la matanza difundido
por Estado Islámico (EI), en el que se le veía liderar a siete hombres
en un juramento de lealtad al jefe del grupo yihadista, Abu Bakr al
Bagdadi.

El líder del National Thowheeth Jama’ath (NTJ), un grupo extremista
local hasta ahora poco conocido y al que el gobierno de Sri Lanka
acusa de los atentados.

Dimisiones

Con el gobierno a la defensiva por haber ignorado las advertencias de
otros países sobre la alta probabilidad de los atentados, el principal
dirigente policial de Sri Lanka, el inspector general (IGP) Pujith
Jayasundara, dimitió por los fallos que los propiciaron.

El jueves ya había dimitido el máximo responsable del ministerio de Defensa.

El arzobispo de Colombo dijo por su parte este viernes que se sintió
“traicionado” al enterarse de que las autoridades disponían de
informaciones que habrían podido evitar el drama. “Me siento un poco
traicionado. Me he sentido triste”, declaró Malcolm Ranjith en una
conferencia de prensa.

Los servicios de inteligencia indios transmitieron a las autoridades
esrilanquesas varios avisos sobre los atentados, dijo una fuente india
a la AFP, pero la información no llegó a los ministros, en lo que
Colombo ha llamado un “gran” lapso.

El ejército desplegó tropas en las calles para reforzar a la policía
mientras buscan a los sospechosos aún en fuga.

Hasta el momento, al menos 74 personas están detenidas, incluido un
hombre que se cree que es el padre de dos de los terroristas.

Error embarazoso

La policía publicó el jueves los nombres y fotos de seis sospechosos:
tres hombres y tres mujeres.

Pero en un error embarazoso, más tarde admitió que la foto que
acompañaba el nombre de una de las sospechosas era incorrecta.

La foto era de hecho de una activista musulmana estadounidense, pero
la policía explicó que el nombre era correcto.

En todo el país, se mantenían las estrictas medidas de seguridad,
incluso en las mezquitas antes de las oraciones semanales del viernes.

El ministro de Asuntos Musulmanes de Sri Lanka, Abdul Haleem, instó el
jueves a las mezquitas a cancelar las oraciones del viernes en
solidaridad con la Iglesia católica, que suspenderá todas las
ceremonias públicas por temor.

Las comunidades musulmanas expresaron temor a una reacción violenta,
pese a que sus líderes condenaron los atentados y dijeron que
advirtieron a las autoridades del extremismo de Hashim.

El gobierno instó a la unidad nacional y a que no hubiera represalias
pero un grupo de refugiados musulmanes de Negombo, lugar de una de las
iglesias atacadas, huyó de sus hogares después de sufrir actos de
intimidación, dijeron activistas.

Fin de la pujanza del turismo

Varios países, entre ellos Israel, Australia, Reino Unido y Bélgica,
desaconsejaron a sus ciudadanos viajar a Sri Lanka.

Cientos de holandeses que se encuentran en Sri Lanka serán repatriados
a Holanda, anunció un fondo de garantía activo en el turismo. El
operador turístico británico TUI repatriará por su parte a todos sus
clientes y anulará las ecursiones ya vendidas para este país.

Los atentados podrían hacer que el sector turístico nacional deje de
ganar hasta 1.500 millones de dólares este año, anunció el ministro de
Finanzas de la isla.

“Contamos con una bajada del 30% de los ingresos y esto significa una
pérdida de unos 1.500 millones de dólares”, declaró Mangala
Samaraweera en rueda de prensa.

Sri Lanka, un país conocido por sus playas idílicas y su naturaleza,
registró en 2018 un récord de 2,33 millones de turistas.

En 2019 esperaba unos ingresos por turismo de 5.000 millones de
dólares, contra 4.400 el año pasado.

Basándose en la experiencia de otros países que sufrieron atentados
-como Francia, Bégica, España y Túnez-, Samaraweera estimó que tendrán
que pasar diez años para volver a la normalidad.
Zona de los archivos adjuntos

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*