Empanadas argentinas, a ritmo de tango y boleadoras…

Por Raúl S. Llamas

Las empanadas son un plato tradicionalisimo argentino, que incialmente se comía como entrada de un asado y que se ha popularizado tanto que hoy en día, el 40 por ciento de las familias comen este manjar el sábado o el domingo por la noche.

Su origen es árabe y de allí paso a España, donde se le dio el nombre, ya que el relleno era dispuesto sobre una masa de pan con levadura, ésta era envuelta y cocida. Al estar envuelta en masa de pan, su nombre resultó obvio.

La tradición argentina de la empanada, viene logicamente, de la conquista española a las tierras de América.
«Una empanada es la antesala de un asado (refiriéndose a la carne asada). Es una botana, un aperitivo que da inicio al típico asado. No es algo que tú estás consumiendo constantemente para satisfacer tu necesidad», explica el chef Daniel Gauna respecto al uso que se le da a la empanada en países sudamericanos como Argentina y Uruguay.

Gozan de una gran versatilidad a la que nadie puede resistirse, porque las ubicas con múltiples y deliciosos rellenos.

Generalmente compuestas en su interior de productos cárnicos, como la res y animales de caza, esta alternativa aglutina sabor y sencillez.

“Con una leve semejanza a los knishes judíos, las empanadas argentinas se destacan, principalmente, por la variedad que se puede encontrar a lo largo del territorio. Nunca serán iguales. Cada provincia tiene su receta. Cada familia también. La forma de preparación es la misma, pero los condimentos e ingredientes pueden cambiar a gusto y ‘piacere’ del cocinero de turno y eso es lo que las hace tan interesantes”, agregó.

«La cocción a la leña es una de las más antiguas y milenarias. Además, es muy noble porque le saca el sabor a la harina de una manera espectacular y, a su vez, le da un acabado rústico», asegura Gauna.

De acuerdo a la explicación, existen ingredientes y preparaciones que hacen referencia y definen a un país, como las empanadas argentinas, que hablan por sí solas. Aunque el nombre evoque su origen, la historia la ubica en Medio Oriente. «La empanada era una vianda que se utilizaba hace muchos años atrás para envolver, en una masa, cualquier tipo de relleno, llámese proteína o vegetal», precisa el chef.

“Se mantiene grabada en mi mente la imagen de mis abuelas Ángela Riera y Lidia Torres, entre los fogones y el inmemorable horno de barro, recuerdo el olor a leña, a la tierra de las papas recién recogidas, el dulce e inconfundible perfume de los árboles frutales de la huerta, la intensidad de la pimienta, el aroma de aquellas empanadas recién horneadas y el incesante ruido del amasar”, agregó Gauna.

Hoy es posible apreciar este platillo en múltiples restaurantes, tropicalizándose y fusionándose al concepto de la gente que las adquiere y a lo que está acostumbrada a comer, pero en ocasiones también al gusto de quien las elabora.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*