Domingo , 19 noviembre 2017
Subastarán en NY el ‘Salvator Mundi’, de Da Vinci

Subastarán en NY el ‘Salvator Mundi’, de Da Vinci

Habrá obras de Chagall, Van Gogh, Léger o Warhol, pero la estrella de
las subastas de arte de otoño que comienzan el lunes en Nueva York es
Salvator Mundi de Leonardo da Vinci, en el centro de una batalla
judicial.

La casa de subastas Christie’s anunció el mes pasado que venderá el 15
de noviembre este cuadro, el único de las menos de 20 obras del
maestro del Renacimiento en manos privadas.

Christie’s estimó en 100 millones de dólares el valor de esta obra de
65 cm por 45 cm, reconocida como un auténtico Leonardo recién desde
2005.

El multimillonario Dimitri Rybolovlev, oligarca ruso exiliado que
preside actualmente el club de fútbol AS Mónaco, acusa al comerciante
de arte suizo Yves Bouvier, que debía ayudarle a invertir en arte, de
haberse quedado con márgenes exorbitantes de las obras que le
compraba.

El Salvator Mundi”, Cristo “salvador del mundo”, pintado alrededor de
1500, sería la prueba flagrante de este fraude: Bouvier habría
comprado el cuadro en Sotheby’s por 80 millones de dólares en 2013 y
luego se lo habría revendido a Rybolovlev por 127,5 millones,
embolsándose en el camino unos 47,5 millones.

Algunos estimaron que al volver a colocar el cuadro en subasta,
Rybolovlev, cuya batalla con Bouvier se desarrolla en tribunales,
espera demostrar que el precio que pagó estaba sumamente inflado.

Christie’s se niega no obstante a comentar la controversia. “Miren
este cuadro, es una obra de arte extraordinaria, es en eso que debemos
concentrarnos”, asegura el responsable de cuadros antiguos, François
de Poortere.

Warhol inspirado por Da Vinci

Para atraer a los coleccionistas, esta joyita fue paseada por Hong
Kong, Londres, Nueva York y San Francisco, donde los multimillonarios
de Silicon Valley tienen “una conexión particular” con el también
inventor Leonardo da Vinci, según Erin McAndrew, jefe de comunicación
de Christie’s.

Para acentuar aún más el “efecto Da Vinci”, Christie’s lo expone en
Nueva York junto a una gigantesca obra de Andy Warhol, Sixty Last
Suppers (Sesenta últimas cenas), inspirado en la célebre La última
cena del maestro italiano.

Este Warhol -como una hoja de contactos gigante de 60 fotos en blanco
y negro de La Última Cena- será también adjudicado el miércoles
próximo. Su precio se estima en 50 millones de dólares.

Otro Warhol monumental en estas grandes subastas de otoño es una
interpretación de los retratos oficiales de Mao de labios rojísimos,
pintado en 1972 tras la visita de Nixon a China, valorado en entre 30
y 40 millones de dólares.

Este “Mao” que nunca fue expuesto desde 1973 será una de las estrellas
de las ventas de Sotheby’s, la gran rival de Christie’s, con un
tríptico de Francis Bacon de 1966, Three Studies of George Dyer, tres
retratos distorsionados del gran amor del artista, con un precio
estimado de 35 a 45 millones.

Las dos casas de subastas se regocijan de un mercado del arte
constante y equilibrado entre Asia, Europa y Estados Unidos, con la
venta de obras de renombre que hace décadas habían salido del
circuito.

El F1 de Schumacher, ¿una obra de arte?

Hay para todos los gustos: Contraste de formas, una composición
abstracta de Fernand Léger de 1913 valorada por Christie’s en unos 65
millones de dólares, será una de las estrellas de las ventas del
lunes, junto a Labrador en un campo de Van Gogh, pintado desde la
ventana del psiquiátrico de Saint Rémy donde el holandés estuvo
internado entre 1889 y 1890.

Aunque al parecer su precio quedará por debajo del récord establecido
por el Retrato del Dr. Gachet, vendido en 82,5 millones de dólares en
1990, este “labrador” está estimado en unos buenos 50 millones de
dólares, y es “uno de los mejores Van Gogh” ofrecidos en subasta,
según Conor Jordan, de Christie’s.

Sin alcanzar esos montos, Los Novios de Chagall, realizado en un
periodo particularmente feliz del pintor de Vitebsk, estimado entre 12
y 18 millones, y en la misma familia desde 1928, figura asimismo en el
lote de obras ofrecidas esta semana.

“El mercado de los Chagall nunca subió demasiado alto porque las casas
de subastas no lograban apoderarse de uno de sus cuadros
verdaderamente fuertes, pero ahora, por primera vez, tenemos uno”,
estima Grégoire Billault, vicepresidente de Sotheby’s.

Excepcionalmente, Sotheby’s añadió a sus ventas de otoño un automóvil
de carrera, un Fórmula 1 de Ferrari que ganó el Grand Prix de Mónaco
en 2001, con Michael Schumacher al volante. Estimado en entre 4 y 5
millones, será vendido el jueves.

“No es una obra de arte”, reconoce Billault, pero “para nuestra
generación, los coches juegan un gran papel, todos crecimos con
automóviles, soñamos con automóviles, y pensé que estaría bien hacer
un pequeño guiño”.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Características Vídeo