“Intensa-Mente”: Pixar y un regreso triunfal

Luego de un año de ausencia y varios años de filmes poco excepcionales, Pixar vuelve con una de las mejores películas de su admirable filmografía.

Lo genial de Intensa-Mente nace de una bella y elegante simpleza. Nuestros protagonistas son las personificaciones de cinco emociones de una niña llamada Riley: Alegría (Amy Poehler), Tristeza (Phyllis Smith), Furia (Lewis Black), Desagrado (Mindy Kaling) y Miedo (Bill Hader). Juntos, ellos llevan a Reily a navegar el mundo de forma bastante exitosa, valiéndose de una instalación que bien podría ser una sala de control de la NASA diseñada para niños, con una consola para controlar el estado emocional de Reily, una biblioteca de esferas de memoria y otros conceptos psicológicos ingeniosamente materializados.

Sin embargo, la mudanza de la familia desde Minnesotta a San Francisco es particularmente difícil para la niña de 12 años, y el habitualmente bien coordinado equipo dentro de su cabeza comienza a perder el control. Eventualmente, Alegría y Tristeza acaban perdiéndose en el laberinto de la memoria a largo plazo de Reily, y el resto del equipo debe intentar desesperadamente guiar a la niña, cada vez más confundida emocionalmente, mientras las dos emociones perdidas intentan regresar.

Este tenía que ser un proyecto de Pete Docter. El director que una vez resumió toda una vida en tres maravillosos minutos sin necesitar diálogo es lógicamente perfecto para presentar conceptos abstractos como emociones, memoria y personalidad en forma concreta y accesible para chicos y grandes. Pero el trabajo que tiene que hacer en Intensa-Mente hace parecer cosa fácil los primeros minutos de Up.

El conflicto de emociones encontradas que Reily experimenta en el decepcionante primer encuentro con su nueva casa es representado por los cinco “capitanes” de su mente empujándose entre sí por tomar control de la consola, por ejemplo. El filme está lleno de soluciones simples y elegantes para conceptos complejos; las “islas de personalidad” de Reily, la producción de sueños, el tren de pensamiento.

Pero el filme tiene metas mucho más complicadas que simplemente presentar ingeniosamente conceptos psicológicos. Docter pone la mayor parte del foco del filme en la odisea de Alegría y Tristeza; la primera tiene una visión extremadamente idealizada de las cosas, hasta el punto de ser ligeramente extremista dentro de sus buenas intenciones, y el encargado de cásting que eligió a Amy Poehler para el papel se merece un aumento o tres, porque hay mucha similitud entre Alegría y la infaliblemente optimista y decidida funcionaria municipal que Poehler interpretaba en la excelente comedia televisiva Parks and Recreation. Alegría se ve a sí misma como un antídoto para los momentos en que la influencia de Tristeza logra hacer efecto en Reily.

Para Alegría, Tristeza es un obstáculo para su visión de una Reily feliz, y cuando ambas son desterradas de la sala de control se convierte en un lastre en su intento de volver a tiempo para impedir que todo se derrumbe. De ahí, la evolución de la relación entre ambos personajes es enormemente conmovedora, llevando a un punto final que golpea emocionalmente como las mejores escenas de la filmografía de Pixar. En la función a la que me tocó asistir aparentemente había mucha gente con basura en los ojos, incluído quien firma este texto.

De la calidad de la animación no hay mucho qué decir, es Pixar, ¿qué esperan si no excelencia? Los diseños de personajes son maravillosamente creativos sin ser muy complicados, Pixar finalmente parece haber aprendido cómo representar bien a seres humanos “realistas” – en contraste con el estilo más caricaturesco de las películas de Brad Bird y los humanos de plástico de la saga Toy Story – y Michael Giacchino pone una gran cortina musical a la acción.

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*