viernes , 17 agosto 2018
Hallan 50 nuevos geoglifos en el místico desierto de Nazca

Hallan 50 nuevos geoglifos en el místico desierto de Nazca

Armado con drones, un equipo de arqueólogos peruanos, con ayuda de
especialistas estadounidenses, descubrió 50 nuevas figuras en el
desierto de Nazca.

Los trazos se extienden a lo largo de varias laderas de las montañas
que pertenecen a la zona de Palpa, y se cree que fueron realizadas
entre el 500 a.C y el 700 d.C por las culturas Paracas y Topará, esto
últimos fueron quienes marcaron la transición entre los paracas y los
nazca.

“Algunas de las líneas recién descubiertas pertenecen a la cultura
Nazca, que dominó el área desde el año 200 d.C. hasta el 700 d.C. Sin
embargo, los arqueólogos sospechan que las culturas anteriores de
paracas y topará tallaron muchas de las imágenes recién descubiertas
”, señaló un artículo publicado por National Geographic, y retomado
por el Ministerio de Cultura de Perú.

Guerreros, figuras de animales y líneas perpendiculares fueron
detectadas con teledirección o dirección remota y aunque su
funcionalidad aún constituye un enigma los especialistas creen que la
práctica ya era común hace unos dos mil años.

“A diferencia de las icónicas líneas de Nazca, la mayoría de las
cuales sólo son visibles desde arriba, los antiguos glifos de Paracas
fueron colocados en las laderas, haciéndolos visibles en los pueblos
de abajo. Las dos culturas también persiguieron diferentes temas
artísticos: las líneas de Nazca a menudo consisten en líneas o
polígonos, pero muchas de las nuevas figuras de Paracas representan a
humanos”, precisó la publicación.

Debido a que las líneas que forman las figuras son muy delgadas, y
algunas se han borrado con el tiempo, los arqueólogos usaron drones
para capturar detalles y sobrevolar el área.

En la investigación también se utilizó GlobalXplorer, una plataforma
de imágenes satelitales alimentada por arqueólogos de todo el mundo
con la que se han descubierto cerca tres mil potenciales asentamientos
con valor histórico.

El arqueólogo Luis Jaime Castillo Butters, aseguró que los hallazgos
fueron tallados sobre las laderas, pero con el tiempo se fueron
borrando.

En  2014 el grupo ecologista de Greenpeace protagonizó una protesta a
escasos metros de la famosa figura del Colibrí y dañó varias líneas de
la zona. Tras el suceso Estados Unidos concedió una subvensión para
restaurar y conservar el área y así encontraron los nuevos trazos.

“Esto significa que es una tradición de más de mil años que precede a
los famosos geoglifos de la cultura Nazca, lo que abre la puerta a
nuevas hipótesis sobre su función y significado”

Johny Isla

Arqueóloga peruana

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Características Vídeo