miércoles , 5 octubre 2022

45 años de la muerte de Neruda; fue voz de la resistencia

El chileno Pablo Neruda, considerado uno de los poetas más grandes del
siglo XX, descansa en una tumba construida en su propia casa, pero 45
años después de su muerte todavía no hay certeza de si falleció
víctima de cáncer o si fue asesinado por la dictadura militar de
Augusto Pinochet.

El premio Nobel de Literatura murió el 23 de septiembre de 1973, 12
días después del golpe castrense que derribó a su amigo, el presidente
socialista Salvador Allende.

Hace casi un año, un grupo de expertos internacionales, que estudia
las causas del deceso del poeta, llegó a la conclusión de que su
fallecimiento no fue provocado por cáncer de próstata, sino
probablemente por una toxina.

No tenemos la determinación de que efectivamente hubo intervención de
terceros, sino que tenemos la posibilidad de que sí hubo intervención
de terceros, declaró entonces Mario Carroza, juez que está a cargo del
caso, cuando recibió las conclusiones de los 16 expertos de España,
Francia, Dinamarca, Estados Unidos, Canadá y Chile.

Uno de ellos, el español Aurelio Luna, señalaba incluso estar
rotundamenteconvencido de que el certicado de muerte de Neruda no
reflejaba la realidad de la muerte.

Querellas y testigos

El documento de defunción, expedido por la clínica Santa María de
Santiago de Chile, donde fue internado días después del golpe militar,
señalaba que el poeta había fallecido el 23 de septiembre de 1973
víctima de una caquexia cancerosa (falta de apetito, debilidad y
pérdida de peso, entre otras), derivada de un avanzado cáncer de
próstata.

“Del análisis de los datos obtenidos no podemos acertar que el poeta
se encontrara en una situación (…) de muerte inminente” al momento de
ingresar a la clínica, declaró Luna el año pasado.

El proceso por su deceso fue abierto tras una querella que presentó en
mayo de 2011 el Partido Comunista, en el que militó Neruda hasta su
muerte, a los 69 años.

Según abogados del PC, Neruda era un objetivo para Pinochet, igual que
el cantautor Víctor Jara, asesinado brutalmente por agentes de la
dictadura hace también 45 años.

La tesis sobre el crimen es respaldada entre otros por el asistente y
chofer de Neruda, Manuel Araya, quien lo acompañó hasta los últimos
minutos de su existencia: Estuve con él y sé que alrededor de las
cuatro de la tarde de ese día (el de su muerte) le pusieron una
inyección en el estómago. Me dijeron que era dipirona para el dolor,
según declaró a medios locales. Horas más tarde Neruda falleció en la
clínica, a la que había ingresado el 19 de septiembre de 1973.

De todas formas, los especialistas recomiendan nuevos análisis para
intentar llegar a una conclusión denitiva y despejar así las dudas que
se mantienen por casi medio siglo.

Recientemente, el abogado Rodolfo Reyes, sobrino del autor de Veinte
poemas de amor y una canción desesperada, denunció sin embargo que una
deuda que asciende a los 16 mil dólares, contraída por el Estado
chileno con unos laboratorios extranjeros, impide continuar con los
exámenes para establecer de forma concluyente de qué murió Neruda.

Actualmente, está pendiente el análisis que debe hacerse a la tierra
que rodea el féretro que guarda sus restos, depositados en la tumba
que él mismo había pedido construir en su casa de Isla Negra, hoy
convertida en museo, ubicada en el pequeño balneario del mismo nombre,
a metros de la costa del océano Pacífico, a unos 120 kilómetros al
noroeste de Santiago de Chile.

Compañeros, enterradme en Isla Negra, frente al mar que conozco,
expresó en vida el premio Nobel de Literatura 1971.

Tras su muerte, Neruda fue sepultado en un modesto nicho del
cementerio general capitalino, facilitado por una familia amiga del
poeta, donde permaneció hasta 1992 cuando, ya en plena democracia, sus
restos fueron trasladados hasta su residencia en Isla Negra, donde
también descansan los de Matilde Urrutia, su tercera esposa.

Tengo miedo

Tengo miedo. La tarde es gris y la tristeza
del cielo se abre como una boca de muerto.
Tiene mi corazón un llanto de princesa
olvidada en el fondo de un palacio desierto.

Tengo miedo y me siento tan cansado y pequeño
que reflejo la tarde sin meditar en ella.
(En mi cabeza enferma no ha de caber un sueño
así como en el cielo no ha cabido una estrella.)

Sin embargo en mis ojos una pregunta existe
y hay un grito en mi boca que mi boca no grita.
¡No hay oído en la tierra que oiga mi queja triste
abandonada en medio de la tierra infinita!

Se muere el universo de una calma agonía
sin la fiesta del Sol o el crepúsculo verde.
Agoniza Saturno como una pena mía,
la Tierra es una fruta negra que el cielo muerde.

Y por la vastedad del vacío van ciegas
las nubes de la tarde, como barcas perdidas
que escondieran estrellas rotas en sus bodegas.

Y la muerte del mundo cae sobre mi vida.

Pablo Neruda

Acerca de admin

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*